Grandes compositores del audiovisual: Michiru Yamane (山根 ミチル)

La japonesa Michiru Yamane (山根 ミチル), cuyo nombre está escrito con letras de oro en la historia del videojuego, llega a nuestros “Grandes compositores del audiovisual“, donde repasamos la trayectoria de aquellos/as autores/as que ponen banda sonora a películas, series o videojuegos en nuestro día a día.

michiru-yamane-banner.jpg


Inicios:

Nacida el 23 de septiembre de 1963 en la prefectura de Kagawa, Yamane aprendió a tocar el piano y el electone cuando contaba apenas con siete años, y pronto comenzó a interesarse por la composición influenciada por la música da Maurice Ravel. Durante sus años en la escuela secundaria, un amplio mundo musical se abrió ante ella, desde artistas clásicos como el citado  Ravel o Bach, hasta artistas contemporáneos electrónicos como Kraftwerk y Yellow Magic Orchestra. Teniendo muy claro desde entonces el querer dedicarse a la composición musical, posteriormente se especializó en dicha especialidad en la Universidad de Bellas Artes y Música de la Prefectura de Aichi. Mientras estuvo allí, aprendió contrapunto barroco y orquestación a gran escala, entre otras disciplinas formales, y también se familiarizó con la secuenciación informática de la música. Después de obtener su titulación le ofrecieron un trabajo como profesora en una escuela secundaria pero decidió que quería seguir componiendo. Al asistir a una feria de empleo en 1988, se enteró de que Konami era una de las únicas empresas que buscaba contratar compositores. Si bien inicialmente no tenía la intención de convertirse en compositora de música para videojuegos, sobre el papel parecía una excelente manera de componer a tiempo completo mientras ganaba dinero. Al final, terminó encontrando el trabajo tan satisfactorio que permaneció allí durante 20 años.

Era Konami:

Una vez en la empresa, Yamane pasó por un período de formación como compositora de videojuegos junto a otro gran compositor y desarrollador como Motoaki Furukawa. En sus comienzos compuso fanfarrias de victoria para Track & Field y temas escénicos para Gradius II Gofer no Yabou Episode II. Su estupenda música de sintetizador para este último se inspiró directamente en las imágenes del entorno espacial y experiencia de juego. Posteriormente se convirtió en la compositora principal de Ganbare Goemon 2 de NES. Con el objetivo de reflejar el carácter juvenil y el entorno de la era Edo para este juego, buscó un sonido cómico de influencia japonesa. Sintiéndose restringida por las especificaciones técnicas de la consola, se inspiró en Bach sobre cómo producir composiciones elegantes utilizando partes mínimas y también aprendió a editar muestras de PSG de sus maestros en Konami. Más difícil le fue componer para Teenage Mutant Turtles, Fall of the Foot Clan y el spin-off de Gradius, Nemesis para Game Boy. No obstante, gracias a una meticulosa atención a la composición y la programación, pudo preservar la esencia de la música de sus respectivas franquicias. Por aquella época también formó parte de un gran equipo de compositores a los que se pidió contribuir con SD Snatcher de Hideo Kojima en 1990.

Entre 1990 y 1992, Michiru Yamane compuso partituras para diversos beat ‘em ups, que van desde el título de lucha Vendetta o la adaptación del cómic Astérix, hasta el western Wild West C.O.W. También se vio inmersa en componer para otro título espacial: Lightning Fighters. Pero seguramente su obra más famosa durante este período fue para Detana !! Twinbee del que recuerda con cariño haber producido algunas melodías muy coloridas y divertidas para dicho título. Mientras trabajaba en este proyecto conoció al productor Koji Igarashi, recién empleado de Konami que pasó a liderar el proyecto de la serie Castlevania. Mientras tanto, Yamane colaboró como invitada en Contra: Hard Corps y asumió trabajo más importante en las dos versiones desarrolladas simultáneamente de Sparkster (Rocket Knight Adventures). Para el título de SNES, como curiosidad, compuso una música muy en línea con la de Sonic the Hedgehog. También trabajó en estos años en estrecha colaboración con el recién llegado Akira Yamaoka en Genesis, creando efectos de sonido en lugar de música.

En 1994, Yamane debutó en la saga que la catapultó. Lo hizo con Castlevania: Bloodlines. Por primera vez, fue responsable de toda la composición, efectos de sonido y programación de sonido de un proyecto, y demostró gran competencia en la manipulación de los módulos de sonido FM de Mega Drive. A diferencia de las partituras anteriores de la serie, Yamane decidió representar el mundo infestado de vampiros del juego utilizando influencias de la música clásica tradicional. Algunos de sus experimentos con el contrapunto barroco y el color del tono trajeron un ambiente particularmente oscuro al juego. Sin embargo, analizó cuidadosamente las partituras de los anteriores títulos de la serie, canalizando sus influencias melódicas con cuatro arreglos clásicos y un par de himnos nuevos. Durante un período de dos años, perseveró para componer la banda sonora de Castlevania: Symphony of the Night de Koji Igarashi, el título más famoso y aclamado de la serie. La transición de Genesis a PlayStation permitió a Yamane ampliar el rango de su expresión musical; asegurándose de que cada una de sus composiciones estuviera elaborada de manera intrincada, al tiempo que contrastaba los entornos del castillo de Drácula. Sus otras responsabilidades incluyeron editar diálogos de voz y diseñar efectos de sonido realistas. La fantástica acogida de su partitura y los lanzamientos de sus álbumes confirmaron su condición de compositora principal de la serie.

Después de esta obra maestra, Yamane exploró nuevos géneros como compositora en varios títulos de la compañía. Continuó explotando la capacidad tecnológica de PlayStation con su banda sonora llena de acción para Gungage de 1999: mezclando sus característicos estilos sinfónicos con el rock y las influencias electrónicas de la co-compositora Sota Fujimori para producir una banda sonora muy atractiva. Al año siguiente, Yamane se volvió a unir con Fujimori en su primera partitura compuesta para un RPG tradicional, Elder Gate. Aunque la compositora continuó enfocándose en las orquestaciones clásicas, expresó su musicalidad de una manera muy distinta a Castlevania para capturar el escenario de fantasía mundana. Tras este proyecto, Yamane compuso bastantes temas para Suikoden III y Suikoden IV, sobre todo unos 18 estupendos minutos para el final de este último. Sus composiciones complementaron cuidadosamente la configuración de cada juego, mientras conservaban el estilo orgánico distintivo y la influencia lírica de la música de la serie. Yamane también probó algo diferente durante el verano de 2001, cuando se le pidió que creara temas cinematográficos de apertura y final para la quinta y sexta entrega de la serie de fútbol Winning Eleven (adaptada como la serie Pro Evolution Soccer en Occidente). Estas pistas se incluyeron en el álbum recopilatorio de la serie.


Masahiko-Kimura-Michiru-Yamane-Michiru-Yamanepreparandosepa.jpg


El regreso a la serie Castlevania fue para sus adaptaciones de Game Boy Advance. Tuvo papeles relativamente pequeños en Castlevania: Circle of the Moon desarrollado externamente, donde se repitieron dos de sus trabajos de Bloodlines, y Castlevania: Harmony of Dissonance, donde contribuyó con tres nuevas pistas. Volviendo a estar al mando en Castlevania: Aria of Sorrow (2003), donde perseveró para superar las limitaciones tecnológicas una vez más; ofreciendo pistas que van desde inquietantes fugas barrocas hasta heroicos himnos de rock. Siendo la banda sonora tan rica en contenidos como las entregas anteriores. Yamane reservó un enfoque más progresivo para Castlevania: Lament of Innocence, una aventura de acción en 3D para Xbox y PlayStation 2. Como el juego era una precuela, la compositora sintió que sería inapropiado volver a revisitar temas clásicos o presentar un sonido rockero. En su lugar, trató de capturar el estado de ánimo serio y el alcance épico del juego con pistas que van desde pasajes ambientales minimalistas o gigantescos temas de ambientación neobarroca hasta agresivos y poderosos temas de acción modernista. Sin embargo, la partitura incluyó algunas pistas más pegadizas con ritmos pesados ​​después de que la dirección del juego cambió significativamente. Para los lanzamientos de álbumes asociados, Yamane desarrolló una colección de música inspirada en el juego y cuatro arreglos de Aria of Sorrow.

Durante 2005, Yamane completó las partituras de dos títulos más de Castlevania lanzados simultáneamente: Dawn of Sorrow  para Nintendo DS y Curse of Darkness de PlayStation 2. Ambas partituras restauraron las raíces de la música de la serie con sus heroicas melodías y estilos de rock. Mientras que el primero era un juego de plataformas de estilo clásico, el segundo era una aventura de acción en toda regla. Como resultado, Yamane mezcló elementos orquestales y de rock a lo largo de los temas, produjo una gran cantidad de pistas cinematográficas e incluso colaboró ​​con el tenor Russell Watson en el tema final. Ese mismo año, como invitada, Yamane también contribuyó con dos temas de acción para Rumble Roses, algunos temas cinematográficos para Elebits y la canción Kamiro Una Mendesu para Beatmania IIDX 14 GOLD. Después de completar Curse of Darkness, Yamane pudo concentrarse en escribir la música para el título de acción OZ. Una banda sonora electro-orquestal que contrastaba con el escenario inspirado en El mago de Oz. Durante su desarrollo, comenzó a tener algunas diferencias creativas con Konami, lo que le hizo comenzar a plantearse su futuro en la compañía y aunque la situación laboral iba a ir a peor aguantó algún año más allí.

En 2006, celebró el vigésimo aniversario de la serie con Castlevania: Portrait of Ruin  para Nintendo DS. En colaboración con el veterano compositor Yuzo Koshiro, creó una partitura orquestal muy reseñable. Al año siguiente, recibió la oportunidad de pulir Castlevania: Symphony of the Night con una nueva grabación vocal y un tema final instrumental para su adaptación secreta en Castlevania: The Dracula X Chronicles de PSP. Como reflejo de la popularidad mundial de su música, Yamane también interpretó sus composiciones para Castlevania con actuaciones sorpresa de órgano y cémbalo en los conciertos sinfónicos oficiales en Leipzig durante 2006 y 2007. Después de un éxito abrumador, la compositora produjo su partitura final para la saga: Order of Ecclesia, en 2008. Bajo la influencia del director de sonido Yasuhiro Ishihashi, la partitura adoptó un enfoque más optimista y contemporáneo que sus predecesoras. Sin embargo, Yamane aún conservaba la esencia de las partituras anteriores con temas electro-orquestales impactantes como el opening. Durante su último año en la compañía, también ayudó con la edición de voz de Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots, después de que el equipo de Kojima requiriera ayuda adicional para completar el gigantesco juego.

Salida de Konami – actualidad:

En 2008, Yamane decide dejar Konami. Después de 20 años de trabajar para una empresa, deseaba reducir el ritmo de su trabajo y tener la flexibilidad de trabajar desde casa sin imposiciones por parte de sus superiores. Como curiosidad, ella misma dice que uno de los principales motivos fue también pasar más tiempo con sus gatos. No obstante, Yamane ha seguido activa en la industria como freelance. Para conmemorar su carrera en Castlevania, se le pidió que produjera un disco de música autobiográfica. Sintiéndose completamente liberada, grabó composiciones y arreglos, en estilos que abarcaban clásico, acústico, heavy metal, jazz y hip-hop. En febrero de 2010, Yamane asistió al Castlevania – The Concert en Estocolmo, producido por fans, como invitada especial y ofreció algunos arreglos y actuaciones sorpresa durante la noche. También colaboró ​​para producir un tema operístico gótico en la segunda adaptación de pachislot de Castlevania. También colaboradora de los shooters de Otomedius, revisó algunas de sus primeras composiciones de juegos (Detana !! Twinbee, Gofer no Yabou Episode II) para Otomedius G y escribió una variedad de música de fondo original y específica de DLC para Otomedius X.

En los últimos dos años, Yamane ha creado una gran variedad de música para muchos proyectos. Como remezcladora, se le encomendó abrir el álbum Guwange Arrange de GE-ON-DAN, que mezcla instrumentos tradicionales japoneses con ritmos electrónicos maravillosos con considerable aclamación, y luego produjo un extenso y fantástico remix vocal en el recopilatorio Cave Song Black Label. Yamane cultivó aún más su relación con el desarrollador de shooters Cave como la compositora principal de Mushihimesama Bug Panic para iPhone, inspirada en la partitura compuesta por Manabu Namiki, donde mezcló tonos electrónicos y acústicos de una manera sobresaliente. Así mismo, continuando con la diversificación de sus roles, varios desarrolladores independientes occidentales le pidieron que creara los temas para el juego de lucha Skullgirls. Sintiéndose inspirada por los ritmos rápidos del juego y el estilo primordial de los gráficos, Yamane experimentó extensivamente en estilos jazzisticos y escribió varias piezas de fusión mientras trabajaba en la banda sonora. También ahondó su participación en la escena indie al escribir un remix para The Scythian Steppes.

Habiendo encontrado un ritmo de trabajo a su gusto, Yamane sigue teniendo una gran demanda como freelance y compagina su vida casera con algunos conciertos así como con proyectos tan interesantísimos como Bloodstained, Ritual of the Night (2018) en donde deja de manifiesto con su música la madurez y versatilidad que ha alcanzado a lo largo de su carrera. Poniendo su nombre en la historia de la música para el videojuego con letras de oro.

  • Anexo:

2020 era el año elegido por la compositora para hacer una gira mundial que la llevaría por grandes escenarios de todo el mundo. Desafortunadamente la pandemia que vivimos ha dejado en stand by dicha gira indefinidamente.

NOTA: Quiero agradecer esta entrada a Juan Ramón Hernández, que continúa ampliando como firma invitada nuestros contenidos relacionados con el mundo de las bandas sonoras.

Esperamos que gracias a estas entradas os animéis a descubrir fantásticas bandas sonoras y a sus respectivos compositores.


michiru-yamane-banner.jpg

– 

Enlaces: Discografía destacada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .