Pincel de Zorro, de Sergio A. Sierra y Meritxell Ribas

Hoy os queremos hablar de una pequeña obra de arte ideada y escrita por Sergio A. Sierra e ilustrada por Meritxell Ribas llamada ‘Pincel de zorro‘. Una tierna y triste historia llena de magia, ambientada en Japón, que mantiene en la esencia de un cuento una obra que bien puede ser leída por adultos.

Shiori no entendía muchas de las cosas que solían hacer. Seguramente porque aún era demasiado pequeña como solía decirle su madre…

Shiori es una pequeña niña de 6 años que vive en el barrio Roppongi de la ciudad de Edo junto a su madre Miyako y a su padrastro Kyudayu. Pese a su edad, Shiori es una niña para la que el cariño es un lujo difícil de encontrar, pues su madre -que trabaja como sirvienta y ocasionalmente como costurera- no tiene mucho tiempo para prestarle atención y a su verdadero padre no llegó a conocerlo, pues murió cuando ella era muy pequeña. Pero esto es algo que no le importa, ya está acostumbrada.

Toda esta historia comenzó con la muerte de un zorro… un pequeño zorro al que el padre de Shiori decidió dar caza para poder fardar de ello con su mujer y conseguir un buen botín por su hermosa, cálida y suave piel, sin importar las consecuencias que derivarían de su cruel acto. Una misteriosa mujer aparecerá entonces para pedirles que le devuelvan aquella piel, pero, ¿Quién es esa intrigante mujer?

Una mujer que, pese a tener unos sentimientos encontrados, no dudará en reconocer la bondad de aquella niña otorgándole un precioso regalo: un pincel hecho con pelos de zorro y un frasco de tinta con los que podrá realizar tres dibujos, y sólo tres, que cambiarán la vida de la pequeña Shiori para siempre. Esos tres dibujos, los que ella quiera y piense, se harán realidad por un tiempo limitado. Pero a veces, la magia puede ser traicionera…

Sólo los espíritus obakemono o los fantasmas yurei volvían después de la muerte

Hace algo de tiempo que os hablamos de ‘Yôkai 01: La conspiración Heike’, el fantástico cómic de los hermanos Sergio Sierra y Alex Sierra. Como ya dijimos en aquella reseña que le dedicamos, no nos quedaríamos sólo con aquel descubrimiento, sino que seguiríamos ahondando en las obras de estos dos hermanos que desprenden, cuanto menos, calidad y originalidad en sus obras. Y gracias a ello nos topamos con ‘Pincel de Zorro’, una fantástica y mágica historia creada por el primero de ellos, Sergio, e ilustrada por Meritxell Ribas, para nosotros, todo un descubrimiento.

‘Pincel de zorro’ nos sumerge en una bonita y tierna historia, agridulce a la vez, donde sale a relucir la triste naturaleza humana que se da, sobretodo, en los adultos. Una naturaleza que nos hace ser bondadosos, solidarios, pero que también tiene su lado menos amable, como la soberbia, la lujuria, el egoísmo y la ambición. Características que poseen las personas que rodean a la pequeña Shiori, una niña que ha tenido desde que nació la muerte muy presente, con la desaparición de su padre, o la reciente muerte de su querido gato Ceniza, envenenado por una pareja de vecinos a los que no le caía muy bien el pobre animal.

Shiori se nos presenta como una niña que para su edad, 6 años, es bastante madura y de un gran corazón. Poco habladora, prefiere escuchar y observar prestando atención. No es que sea una niña triste, más bien es una niña reservada y prudente, que parece tener más apego por lo que le rodea que el que le tienen a ella. No desgranaremos mucho más la trama para que podáis disfrutar vosotros mismos de esta mágica historia, que podemos definir como una pequeña obra de arte, tanto por su historia, ambientada en Japón, como por sus más que excelentes ilustraciones.

Eres una niña algo rara. Me caes bien, me hubiera gustado conocerte en vida…

Japón como decimos está muy presente en la historia, desde el entorno rural hasta un aspecto que nos encanta, como es el de la mitología. Una mitología de la que bebe el autor que nos hace sumergirnos en el mundo de los “obakemono” (criaturas que pueden transformarse temporalmente), los “yurei” (espíritus de los muertos), que nos habla de seres como los “kappa” (seguro que recordáis ‘El verano de Coo’ de Keiichi Hara), los “tanuki” (los mapaches -perros zorro- que os sonarán por ejemplo de ‘Pompoko’ de Isao Takahata) o los “Kitsune” (zorros). Estos últimos son los que cobran mayor protagonismo en el libro, al igual que lo tienen en el folclore japonés. Entre sus poderes más habituales están los de adoptar forma humana -normalmente como mujer-, que suelen utilizar para hacer travesuras con los humanos. Unos seres que se definen como inteligentes, con habilidades mágicas que van incrementando con el paso del tiempo -y que aumentan cuanto mayor sea el número de colas que poseen, como en ‘Naruto’ tenemos al Kyubi de nueve colas-.

Y si el texto nos ha enganchado desde el primer párrafo, las ilustraciones no podían ser menos. Meritxell Ribas ha sido un grato descubrimiento, pues consigue con sus dibujos de alta calidad y detalle combinar a la perfección con el texto de Sergio, utilizando una técnica -que personalmente me parece genial- llamada grattage, que consiste en rascar la tinta de unas planchas rígidas para conseguir un efecto de negativo (aquí nos lo explica ella misma). Unas magníficas ilustraciones y un preciso trabajo que vienen como anillo al dedo para este tipo de obras -y que incluso me gustaría ver en otros productos audiovisuales como en el book trailer que podéis ver al final de la noticia-.

Desde luego que si ya me había hecho seguidor del trabajo de los hermanos Sierra, Meritxell ha pasado a formar parte de mi lista de intereses, porque me parece que tiene mucho potencial y que su trabajo es digno de todos los elogios posibles. Así que sólo puedo recomendaros esta obra por lo ya expuesto: por su historia, dulce y amarga, por ser apta para todas las edades -nada de cuentos únicamente para niños-, por sus excelentes ilustraciones, porque su narrativa es muy fluida y os lo leeréis en poco tiempo y, sobretodo, porque merece la pena poder participar de trabajos como este para que sigan llegando más y más.

El libro es el primer trabajo editado bajo el sello de Ediciones Ondina. Y siendo sinceros, la calidad del libro -ya no hablamos del contenido, sino del continente, es extraordinaria. Con unas medidas de 17 x 25 cm., presentada en Cartoné con una tapa dura -como se conoce popularmente- bastante gruesa, nos encontramos con 96 páginas de calidad superior, en un papel de un grosor no inferior a 200 gramos satinado y con el texto y las ilustraciones en blanco y negro -sin que con ello se pierda el menor interés, al contrario, es un aliciente que refuerza en mi opinión el conjunto-. Ya digo, para ser el primer trabajo de Ediciones Ondina, se llevan un sobresaliente. Eso sí, no cuenta con numeración en las páginas, cosa que imagino se decidió al ser un libro que se lee de un tirón.

No hay una página que no cuente con alguna ilustración referente a lo que se va narrando, ya sean pequeños detalles o páginas completas donde poder apreciar más si cabe la técnica de Meritxell y la calidad del dibujo. Si os quedáis con ganas de leer el comienzo, podéis hacerlo gracias al extracto al que podemos acceder desde su página web. Sólo me queda por añadir una cosa: Estimadas editoriales españolas, seguid apoyando el trabajo de esta gente tan talentosa. Está genial que traigamos obras de fuera, pero cuando tenemos aquí mismo tanto potencial, hay que hacer un esfuerzo por darle visibilidad.


Compralo en Amazon.es (Pincel de Zorro).


Aquí podéis ver el Book tráiler creado por Hugo Codinach y ambientado con la banda sonora compuesta por Albert Alay:

Enlaces de interés: Web Pincel de Zorro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .