La isla de Giovanni (ジョバンニの島) de Mizuho Nishikubo

Dirigida por Mizuho Nishikubo y producida por la prestigiosa Production I.G. el pasado mes de Febrero se estreno en Japón ‘La isla de Giovanni‘, una fantástica cinta de animación basada en hechos reales que nos relata la crudeza de la guerra vista desde el punto de vista de dos pequeños hermanos.

Nos situamos en el año 1945 en la isla de Shikotan, la isla donde una vez vivieron los protagonistas de esta historia. Dos pequeños hermanos cuyos nombres verdaderos son Junpei (el mayor) y Kanta (el menor). Su viejo hogar, la isla donde las estrellas caen a la Tierra. La que para ellos es la isla del ferrocarril galáctico. La isla de Giovanni y Campanella, como los nombres de la historia del autor Kenji Miyazawa. Es por ello que los nombres que ellos poseen están relacionados con esa historia, pues Junpei viene de Giovanni y Kampa de Campanella. Su madre -fallecida- tenía devoción por ese libro y desde entonces, Tatsuo -su padre -hace que los niños lo lean. No es de extrañar que estos dos pequeños posean una gran imaginación y una energia que ya quisieran para sí los ancianos del lugar.

Estos niños viven sus días tranquilos, entre clases y juegos, mientras que su padre -Comandante de la fuerza de defensa de la isla- pasa largas jornadas fuera de casa para ayudar y mantener a la estabilidad de los habitantes de la isla. Pero de un día para otro tendrán que afrontar unos grandes cambios en sus vidas y descubrir la crudeza de la guerra. A raíz del conflicto armado más devastador que ha experimentado la humanidad en su historia y tras la derrota de Japón en la II Guerra Mundial, la pequeña isla de Shikotan pasó a formar parte del óblast de Sakhalin. Los soviéticos invadieron su isla y se apropiaron de sus hogares y pertenencias, además de convertir a sus habitantes en esclavos, trasladándolos a campos de concentración entre otros usos.

En esta remota parte del mundo aún sin curar, florecerá la amistad entre niños de diferentes países, tratando de sobrepasar las barreras lingüísticas y las olas de la historia. En ese ambiente los niños tendrán que convivir durante un corto periodo de tiempo con otros niños diferentes a ellos, de cabellos rubios y que hablan otro idioma. Allí Junpei y Kampa conocerán a Tanya, la hija del comandante soviético que ocupó su isla. Allí tendrán que vivir las experiencias que cualquier niño no puede olvidar como consecuencia de la guerra, la miseria, la muerte y el ser arrancados de su propia patria. Pero gracias a su tío Hideo, a su profesora la Señorita Sawako y a esa historia que tan bien conocen del ferrocarril galáctico, intentarán superar cualquier obstáculo.

Incluso si hemos perdido la guerra, un pescador tiene que pescar…

“Pero, ¿Qué es lo que hará a la gente feliz?” continuó Giovanni. “No lo sé”, murmuró Campanella. “¡¡De todos modos, vamos a aguantar!!” dijo Giovanni con una explosión de aire como si su pecho estuviera lleno de nueva energía… (Kenji Miyazawa, “Noche en el Ferrocarril Galáctico”). Con estas palabras comienza ‘La isla de Giovanni’, una fantástica cinta que nos devuelve al relato del maestro literario Kenji Miyazawa “Noche en el ferrocarril galáctico” -también conocido como “El tren nocturno de la Vía Láctea”, pero mezclándolo con una historia ambientada y basada en el conflicto que se vivió y se vive hoy día en la isla de Shikotan (Islas Kuriles). Por hacer un símil, es algo parecido a mezclar la película de animación “Night on the galactic raildroad” de Gisaburo Sugii con “La tumba de las luciérnagas” de Isao Takahata, aunque con un realismo y crudeza por debajo de la del cofundador del Studio Ghibli.

‘La isla de Giovanni’ nos traslada con sus acontecimientos por la década de los años 40 (desde el 4 de Julio de 1945 hasta el 3 de Octubre de 1947, para volver a retomarla 50 años después), haciendo un repaso de la historia que aconteció en esas fechas, fechas que quedaron marcadas para toda una generación, desde que Japón es derrotado en la II Guerra Mundial, pasando por la llegada de los rusos y todo lo que ocurrió después, desde los saqueos y desahucios forzados, hasta la expulsión de sus tierras para ser llevados como obreros a otras zonas. Es por ello que este tipo de cintas -como puede ocurrir con la de Takahata o por citar otro ejemplo cercano en el tiempo, ‘El viento se levanta’ de Hayao Miyazaki- no hacen más que formar parte de una representación de la historia de Japón en la memoria colectiva de sus habitantes, pero mostrándonos sobretodo que son capaces de recuperarse y salir adelante después de sufrir grandes catástrofes, guerras o cualquier otro tipo de hecho destructivo.

Es un método que les ayuda a superar las dificultades y ya sabemos que en estos casos la animación puede ir muchísimo más allá de lo que lo puede hacer una película de imagen real -que también las hay muy buenas, pero no es el caso que nos ocupa tocar hoy-. ‘La isla de Giovanni’ es claramente una cinta de corte dramática, pero no duda en jugar con otros elementos y géneros como el fantástico -gracias a la obra de Miyazawa- o el humor, gracias a un personaje como el del tío Hideo, que no duda en hacer unas entradas y salidas de lo más jocosas para que sus sobrinos no estén tristes o desolados, pese a que cuando es necesario no duda en mostrar su lado más serio y humano.

Deseé que el tiempo se detuviera y que pudiéramos quedarnos así para siempre…

El principal problema que puede tener la cinta es que su guión, pese a estar basado en unos hechos muy duros, no ahonda en ellos -aunque si que nos van indicando las fechas importantes- y se mantiene en un tono infantil, por el simple hecho de que la película está contada y narrada por Junpei, el hermano mayor. No quiere decir que este hecho sea algo que comprometa la calidad de la película, pero si al menos que nos presenta algo distinto y que quizás podría haber dado mucho más de sí. Es por eso que a pesar de la ocupación rusa de su isla y las consecuencias que tuvieron para su estilo de vida, los niños comienzan viendo con mal ojo a los nuevos inquilinos pero finalmente terminan haciendo piña con los otros niños. No dejan de ser eso, niños, y no tienen por qué entender lo que una guerra conlleva como sí que pueden verlo los adultos desde otra óptica distinta.

De ahí que la relación que mantienen con la pequeña Tanya sea uno de los soportes morales durante la ocupación. Y de ahí que veamos que incluso para la niña rusa, el tener que estar viajando junto a su padre de un conflicto a otro no hace más que traerle sufrimiento y soledad. En la guerra nunca hay vencedores, sino vencidos. El apartado técnico de la película es digno de elogio, pues nos encontramos con un maravilloso trabajo de animación, tanto en 3D como en 2D tradicional, que además juega con técnicas experimentales (como cuando los niños crean el imaginario del tren galáctico o cuando los bocetos del libro de Junpei cobran vida). Se nota que estamos ante una producción muy cuidada y aunque en ocasiones el trazo puede parecer algo rudo (como por ejemplo pasa en ‘El verano de Coo’ de Keiichi Hara, que después fue mejorado en ‘Colorful’), es cuestión de segundos acostumbrarnos a este estilo para sumergirnos en la historia.

No perdáis la oportunidad de disfrutar de este gran trabajo que desprende magia y poesía y que probablemente con el tiempo será reconocida como se merece. La película lleva acumulados ya una gran cantidad de premios y ha sido exhibida en multitud de festivales. Por citar alguno reciente, en el Festival Internacional de Cine de Animación de Annecy ha conseguido el Premio del Jurado o en el 18 Fantasia Film Festival (2014) que se alzó con el Satoshi Kon Award. No me gustaría cerrar esta reseña sin recurrir a una frase que me ha gustado mucho de la película: “Cuando la gente muere, van hacía el cielo y se convierten en estrellas. Esas innumerables estrellas del cielo nocturno brillan eternamente y nosotros vivimos nuestras vidas aquí abajo, disfrutando de su luz”.

Me invadió una sensación de calidez que no había tenido en mucho tiempo…

Dirigida por Mizuho Nishikubo y escrita por Shigemichi Sugita y Yoshiki Sakurai, ‘La isla de Giovanni‘ cuenta entre sus voces con Masachika IchimuraYukie NakamaKanako YanagiharaYūsuke Santamaria, Kōta Yokoyama, Junya Taniai, Polina Ilyushenko, Saburo Kitajima, Hiroshi Inuzuka, Kaoru Yachigusa y Tatsuya Nakadai.

Producida por Production I.G. (Una carta para Momo, Blood C, Miss Hokusai, 009: Re-Cyborg), cuenta con una banda sonora de Masashi Sada y la dirección de fotografía ha sido obra de Yumiko Nakata. La duración de la película es de 101 minutos aproximadamente.

Lo mejor: Su realismo mágico, su animación y que, pese a tocar una temática conocida y de gran dureza, lo hace de una manera muy sútil. Gusta ver de vez en cuando algo distinto a lo habitual.

Lo peor: Puede parecer algo sentimental, aunque para mi quizás el arranque sea algo negativo porque anticipa algo que ocurrirá durante la película.

Como siempre, esperamos conocer vuestras impresiones sobre la película en los comentarios o en nuestras cuentas de Facebook y Twitter.


Selecta Visión dió a conocer durante su presentación de próximas novedades y licencias del 32 Salón del Cómic de Barcelona que se había hecho con los derechos de ‘La isla de Giovanni’, así que mientras esperamos el anuncio de la fecha de lanzamiento, reservamos este espacio para añadir el análisis de la edición en un futuro no muy lejano.

Estamos deseando conocer las características de las ediciones que nos traerán!

 

Enlaces: Web Oficial

Anuncios

Un comentario el “La isla de Giovanni (ジョバンニの島) de Mizuho Nishikubo

  1. Pingback: La Embajada de Japón en España presenta “Los martes el cine en japonés” | Blog Visual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s