Dragon Ball Z: La batalla de los dioses (ドラゴンボールZ 神と神)

Dragon Ball‘ (y todo lo que rodea a su historia, lo que el Capitán Urias denominó a la perfección con “Songokumania“) ha marcado la memoria y el recuerdo de miles de personas de muy distintas generaciones. Muchos años han pasado hasta que de nuevo ha llegado una nueva película que, a título personal y como seguidor, me ha gustado a la vez que dejado cierto sabor agridulce que os resumo en la reseña.

La historia tiene lugar algunos años después de la feroz batalla contra Majin Buu. Mientras Goku se está entrenando en el planeta de Kaito, surge una noticia inesperada…un nuevo oponente ha hecho acto de presencia. Con apariencia de gato sphynx (los habituales gatos egipcios sin pelo) se nos presenta Bills (también llamado Virus), el Dios de la Destrucción que mantiene el balance del universo, que ha despertado después de un largo letargo de treinta y nueve años.

Tras enterarse de los acontecimientos pasados en todos esos años, Bills descubre por su ayudante Wiss ciertos rumores sobre un Saiyan que derrotó a Freezer. Inquieto y expectante, Bils sale en la búsqueda del guerrero que logró esta victoria: Goku. Kaito advierte a Goku y le aconseja evitar esta confrontación. Sin embargo, la emoción de no pelear contra un nuevo oponente desde hace años hace que Goku decida pelear, pero desafortunadamente Goku no es reto para el poder extremo de Bills y es derrotado en muy pocos golpes.

Bills sigue buscando a ese guerrero que sea capaz de plantarle cara, aunque para ello sea necesario viajar a la Tierra y enfrentarse al resto de Saiyans que habitan el planeta. Volveremos a ver a un buen número de nuestros personajes habituales de la serie y, como no, a las mágicas bolas de dragón, pero…¿Lograrán Goku y los guerreros Z detener al Dios de la Destrucción antes de que acabe con la Tierra y sus habitantes?

Después de 39 años, por fin tendré mis enemigos…

Servidor, como muchos y muchas de los que ahora estáis leyendo esta líneas, es seguidor desde hace años de todo lo que rodea el universo Dragon Ball. Tengo el manga completo, las películas, Dragon Ball Gt, videojuegos, sigo guardando la carpeta de fotocopias -que iban perdiendo calidad a medida que se iban copiando y copiando para hacer intercambios en el colegio, y muchas otras cosas. Es evidente que después de tantos años, al enterarme de una nueva película y el argumento que había detrás de ella -incluyendo que detrás estaba la aprobación de Akira Toriyama- estaba impaciente por poder verla.

Y una vez vista, puedo decir que me ha gustado y decepcionado a partes iguales. Empecemos por los puntos positivos: Es un gustazo ver de nuevo reunidos a tantos personajes de la serie original, ya tengan más o menos minutos en pantalla. Pilaf y su equipo, Bulma, Mutenroshi, Krilin, Puar, Dende, Videl, Ten Shin han, Yamcha, Piccolo…y como no, los saiyans Trunks, Goten, Vegeta y Son Gohan. La animación por su parte tampoco está nada mal, acorde a la estética del universo de Toriyama pero adaptada a los tiempos que corren. Además, tanto la banda sonora como los efectos de sonido gozan de un alto nivel.

Al nivel técnico tenemos que unir el hecho de ver una nueva “evolución” de nivel del Saiyan, pues recordemos que el Super Saiyan 4 de DB GT no es un diseño autorizado por Toriyama. En esta ocasión, “Si cinco saiyans de buen corazón se juntan, de la proyección de la luz de sus corazones surgirá un nuevo Saiyan, el Saiyan Dios“. Y la verdad, no le queda mal ese aspecto con pelo rojo a Goku -aunque el Saiya 4 de GT me parece muy molón-. Evidentemente, los combates serán unos de los puntos a favor de la película y como no, pese a que con el paso de los años nos fijamos más en ciertos detalles, los toques de humor -a veces absurdo- siguen formando parte de este universo, aunque justamente este sea uno de los puntos que puede jugarle una mala pasada.

No es un Dios ordinario, él es el Dios de la destrucción más terrible del mundo

Pasemos pues a los aspectos negativos de la película: Si el pelo rojo le viene bien a Goku, el cambio físico en el personaje tampoco es para tanto. Recuerdo el paso del Super guerrero al Saiyan de nivel 3 y eso imponía. Este cambio supone más a nivel de fortaleza que de aspecto. Pero bueno, eso el algo subjetivo y menos importante que lo que viene a continuación. Dragon Ball se ha caracterizado por su humor y por la épica de sus batallas. Todos recordamos esas confrontaciones tan espectaculares con Freezer, Boo, Célula o los androides del Dr. Gero. En esta ocasión, la esperada batalla contra el denominado “Dios de la destrucción” se queda en un quiero y no puedo.

Un personaje con el poder de Bills no puede pasar sin pena ni gloria y quedar como un gato dormilón, perezoso, de gran poder…pero con poco carisma o proyección hacía el espectador. Es comprensible que en una película no se pueda desarrollar el personaje tanto como en la serie, pero a mi me ha dejado un tanto indiferente. Un Dios al que hasta el propio dragón Shenron teme no puede deambular por la Tierra como si de un buffet libre se tratase, encantado con la comida y enojándose por no poder comer un plato. Es por ello que el guión pasa a formar parte de nuestros puntos negativos. Quizás tenía demasiadas esperanzas puestas en la película, no lo niego, pero las situaciones cómicas llega un momento en que pasan a rozar y convertirse en ridículo.

No desvelaré nada para no soltar spoilers, pero lo que se le hace al personaje de Vegeta es para coger a los guionistas y darles de collejas. En definitiva, ‘Dragon Ball: la batalla de los dioses’ gustará a los aficionados, pero con algunos “peros” de por medio. Es por eso que, pese a lo negativo, me quedo con la alegría que me ha dado Toriyama al traer de vuelta a sus personajes -para bien o para mal-. Se agradece el gesto y espero que sea el primero de algo nuevo…pues como apunta la historia, una nueva saga podría estar por llegar. Quien sabe si dentro de unos años, pero con un buen desarrollo de personajes y guión, sería muy interesante. Ah! que no se me olvide! La película ha sido licenciada por Selecta Visión (anuncio dado en el Festival de Sitges) y nos llegará muy pronto gracias a Alfa Pictures!

Si cinco Super Saiyajin de buen corazón se juntan, de la inyección de luz surgirá un nuevo Saiyajin Dios…

Dirigida por Masahiro Hosoda (Dragon Ball Z, Caballeros del Zodiaco, Shigurui, Interlude) y con un guión de Yûsuke Watanabe (basado en el los personajes e historia de Akira Toriyama), ‘Dragon Ball Z: La batalla de los dioses’ ha contado con las voces de Masako Nozawa, Ryō Horikawa, Koichi Yamadera, Masakazu Morita, Hiromi Tsuru o Jōji Yanami, entre otros.

Producida por la Toei Animation, la película ha contado con una banda sonora de Norihito Sumitomo, además de con una nueva versión del famoso ”Cha-la head-cha-la” de Flow.

Lo mejor: Volver a ver a nuestros personajes de la infancia (casi) siempre es una buena noticia.

Lo peor: Tiene la esencia DB, pero le falta carisma y fuerza.

Como siempre, esperamos conocer vuestras impresiones sobre la película en nuestras cuentas de Facebook o Twitter.

Enlaces: Web Oficial, Toei Animation

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s