Ciclo Nikkatsu Pinku Eiga: Erotismo y depravación en el país del sol naciente

El Ciclo “Nikkatsu Pinku Eiga: Erotismo y depravación en el país del sol naciente” llega a Filmin este viernes 16 de octubre. “Antiporno”, de Sion Sono, encabeza la colección de diez títulos imprescindibles producidos por la Nikkatsu en los años 70 para conocer los códigos del pinku eiga (o cine erótico) japonés.

anchiporuno.jpg


Filmin estrena este viernes 16 de octubre un nuevo ciclo de películas que bajo el nombre de Nikkatsu Pinku Eiga ofrece una selección de títulos clave para entender el cine erótico japonés. En concreto, el ciclo se centra en aquellas obras producidas en los años 70 por el célebre estudio Nikkatsu, que bajo la denominación “Roman Porno” gozaron del favor del público y la crítica y han influenciado en directores como Quentin Tarantino o Sion Sono; y en la revisitación del género por parte de cinco directores contemporáneos que tuvo lugar en 2016. Con motivo del 45 aniversario del ciclo original, Nikkatsu organizó el Roman Porno Reboot Project. Cinco reconocidos autores tendrían la misión de reactualizar el género bajo una serie de sugerentes premisas: Debía ser un homenaje o relectura de las esencias del Roman Porno, debía incluir una escena de sexo cada diez minutos y los personajes femeninos debían ser acordes a los nuevos tiempos.

Los cinco elegidos fueron Akihito Shiota, Kazuya Shiraishi, Hideo Nakata, Isao Yukisada y el citado Sion Sono, que con  “Antiporno” lleva al límite las propias reglas del género clásico, haciendo una relectura totalmente demoledora y en clave feminista del Roman Porno original. El film, tan histérico como estimulante, relata la relación tóxica que mantiene una conocida y bella actriz con su asistenta, hasta que el director grita “¡corten!” y la película se rompe, escindiéndose en varias capas de delirio.


a8fea5d1-6bbe-4bff-9f0d-4135d35df3f8.jpg


Nikkatsu y el Roman Porno:

Durante los años 70, Japón vivió su propio destape con la creciente popularidad de las películas Pinku Eiga, una categoría donde se engloban todas las películas con contenido erótico, ya sean comedias, dramas o de cualquier otro género. En este momento es cuando Nikkatsu crea su propia serie de películas Pinku Eiga, a la que llamó Roman Porno. Para ello, contrató a grandes directores de la época y les dio total libertad creativa siempre que cumplieran una regla: Por cada hora de metraje, cuatro desnudos y/o escenas eróticas. Por las propias características culturales de Japón, todo el cine que incluyera escenas eróticas estaba fuertemente censurado, lo que obligaba a los directores a ser muy creativos a la hora de rodar, dotando a estas películas de un encanto que no se encontraba en el cine erótico europeo, mucho más expositivo y menos sugerente.

Con el paso del tiempo, el Roman Porno ha sido fuertemente reivindicado en todo el mundo, en especial “Night of the felines”, que se considera la película fundacional y más representativa de la historia del erotismo japonés. Festivales como Rotterdam, Locarno y Sitges han programado en los últimos años algunos de estos títulos, otorgándoles una pátina de prestigio que probablemente no preveía Nikkatsu cuando las produjo en los 70.

antip.jpg

“Antiporno” de Sion Sono:

Uno de los estandartes del relanzamiento del Roman Porno por parte de Nikkatsu para celebrar los 45 años de la serie. Para tan especial ocasión contaron con el irreverente cineasta Sion Sono, que reele estos clásicos del cine japonés en clave crítica y los utiliza como vehículo para pergeñar un alucinante manifiesto sobre la situación de la mujer en la sociedad japonesa y en la industria del cine. Kyoko es una artista de prestigio, joven y bella, que mantiene una sádica relación con su asistente… hasta que alguien grita “¡corten!”, y la personalidad de la protagonista se escinde en varias capas de delirio.


aroundsed.jpg

“Aroused By Gimnopedies” de Isao Yukisada:

Una de las cinco películas con las que Nikkatsu conmemoró el 45 aniversario de su serie original de Roman Porno, con directores actuales como Sion Sono o, en este caso, Isao Yukisada (“Parade”). Para esta reactualización Nikkatsu pidió una serie de requisitos: una escena de sexo cada diez minutos, personajes femeninos empoderados y que incluyera un homenaje al original Roman Porno. Un director de cine en horas bajas, obligado a hacer una película de baja estofa para obtener algo de dinero, y recién abandonado por su engreída actriz fetiche, deambula durante una semana por las calles de Tokio. Abatido, y con su película cancelada por la fuga de la protagonista, el director decide acostarse con una mujer tras otra tratando de recuperar la autoestima perdida.


wem-wotan.jpg

“Wet Woman in the Wind” de Akihiko Shiota:

Una de las cinco películas con las que Nikkatsu conmemoró el 45 aniversario de la serie Roman Porno. Estrenada en Sección Oficial del Festival de Locarno, es una jocosa reactualización de los códigos del Roman Porno donde se parodian las fantasías masculinas en el cine para adultos. El exdramaturgo Kosuke Takasuke decide dejar la ciudad para vivir tranquilo alejado de la sociedad, pero todo cambia cuando conoce a Shiori, quien se interesa inmediatamente por él.


lily-white.jpg

“White Lily” de Hideo Nakata:

El director de “The Ring”, Hideo Nakata, uno de los grandes maestros del J-Horror, se suma al ciclo conmemorativo de Nikkatsu por el 45 aniversario de su serie original de Roman Porno con “White Lily”, quizá la aproximación más tradicional a las populares películas clásicas que incluye un fatal y sensual triángulo amoroso. La relación que mantienen Tokiko, una famosa ceramista, y su asistenta, aprendiz y amante Haruka, a medio camino entre la sumisión y la humillación, es puesta en tela de juicio cuando Tokiko acepta formar a un joven estudiante llamado Satoru.


night-felines.jpg

“Night of the felines” de Nobotu Tanaka

Una de las obras fundamentales de Noboru Tanaka, considerado el maestro del Roman Porno, que retrata de un modo inusualmente realista la vida de un grupo de prostitutas, como ya hiciera Seijun Suzuki en “Gate of Flesh”. La película fue homenajeada en 2017 por el director Kazuya Shiraishi en “Dawn of the Felines” dentro del relanzamiento del Roman Porno por parte de Nikkatsu, que también está incluida en la colección. Masako es una prostituta que trabaja en una casa de baños en el centro de Tokio. Mantiene una relación sexual con su vecino Honda, que es bisexual. Sin embargo, cuando Honda se enamora de una mujer joven, los tres se verán metidos en problemas.


dwan-flines.jpg

“Dawn of the Felines” de Kazuya Shiraishi:

Una de las cinco películas con las que Nikkatsu conmemora el 45 aniversario de su serie original Roman Porno. Es un homenaje, a su vez, de uno de los clásicos fundacionales del género: “The Night of the Felines”, de Noboru Tanaka. Una semana de rodaje, bajo presupuesto, menos de 80 minutos. Y cuatro desnudos o escenas eróticas por hora de metraje. Estas eran las reglas que se asignaban a los directores de la serie Roman Porno producida por Nikkatsu, el estudio más antiguo de Japón. Casi medio siglo después, Nikkatsu encargó a cinco directores contemporáneos reactualizar el género, entre ellos, Shiraishi Kazuya (“Lost Paradise in Toki”), el más joven. Una particular visión de la prostitución contemporánea en Japón donde seguimos a tres mujeres, Masako, Rie y Yui. Entre las tres, deben encargarse de clientes que van desde viejos viudos hasta hikikomori, jóvenes que se autoexcluyen de la sociedad. Ante sus ojos, se deconstruyen diferentes tipos de masculinidades japonesas contemporáneas, pero la película está totalmente centrada en la camadería y complejidad emocional de este trío de mujeres que nos muestran lo mucho que ha cambiado la prostitución en Japón a lo largo de este medio siglo.


lovers.jpg

“Lovers Are Wet” de Tatsumi Kumashiro:

Una de las películas seminales del Pinku Eiga, perteneciente a la serie de Nikkatsu Roman Porno, que fue elegida entre las 100 películas japonesas más importantes del siglo XX por la prestigiosa revista especializada Kinema Junpo. Para su cuarta película, Tatsumi Kumashiro explora temas como el deseo, la frustración masculina o el voyeurismo en la que es, según reconoció, su película favorita de todas las que dirigió. Katsu, un joven que ha gastado cinco años vagabundeando por todo Japón, regresa a la villa costera en la que se crió, esperando poder reconducir su vida. Aunque los vecinos del pueblo lo reconocen, él se niega a admitir su pasado. Katsu empieza a perturbar el orden social, practicando violentos actos sexuales contra el decoro.


black.jpg

“Black Rose Ascension” de Tatsumi Kumashiro:

La “Boggie Nights” que dirigiría Sion Sono. Es considerada como una de las grandes joyas ocultas del Pinku Eiga englobada dentro de la serie de Nikkatsu, Roman Porno. Repleta de guiños satíricos al género, cuenta con una inspirada dirección de Tatsumi Kumashiro, importante director japonés de la década de los 70. Mientras que su anterior película, “Lovers are Wet”m representa el lado oscuro de su rugosa y salvaje sensibilidad, “Black Rose Ascension” nos muestra la cara luminosa y cómica de su talento. Se centra en los cómicos avatares de un pretencioso director de cine erótico, probablemente inspirado en el legendario Nagisa Oshima (“El Imperio de los Sentidos”), que debe parar el rodaje de una de sus películas porque su actriz principal se ha quedado embarazada.


assault.jpg

“Assault! Jack the Ripper” de Yasuharu Hasebe:

Dentro de la serie Roman Porno de Nikkatsu, el director Yasuharu Hasebe es quién más explotó su vertiente violenta en las que fueron conocidas como películas “Violent Pink”, donde el gore y el sexo se unían en un delirio como solo puede concebirse en el país nipón. Algunos críticos de la época la definieron como una alegoría del estado del cine japonés en los años 70, ahora, su cine es comparado con el de autores como David Cronenberg. Recién contratada como camarera, Yuri convence a Ken, un cocinero de repostería, para que la lleve a casa. La clave para embaucarlo es prometerle que a la mañana siguiente se despertará junto a ella. Los planes son una cosa y la realidad es otra: en pleno trayecto, atropellan y matan a una chica y se dan a la fuga.


angel-guts.jpg

“Angel Guts: Red Vertigo” de Takashi Ishii:

Quinta entrega de la serie erótica “Angel Guts”, integrada por nueve films producidos entre 1978 y 1994, en esta ocasión dirigida por Takashi Ishii (siendo este su debut en la dirección), el mismo autor de los mangas en que se basa la serie y conocido por su película protagonizada por Takeshi Kitano, “Gonin”. Dos pacientes de un hospital intentan violar a una enfermera durante su turno nocturno. Cuando vuelve a casa traumatizada, se encuentra a su novio fotógrafo haciendo el amor con una de sus modelos. Al huir del lugar, es atropellada por Muraki, un corredor de bolsa con graves problemas laborales que se la lleva en su coche y que tras abusar de ella decidirá retenerla hasta que sea capaz de perdonarle.


f1a99cdb-5709-4cdb-b9b7-a4cc72c8c3d5.jpg

Enlaces: Filmin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .