La espinaca de Yukiko (ゆき子のホウレン草) de Frédéric Boilet

Reseñamos ‘La Espinaca de Yukiko‘ (ゆき子のホウレン草) de Frédéric Boilet, un fantástico cómic que se encuentra a medio camino entre el manga y las historias gráficas. Gracias a Ponent Mon nos llega una Edición definitiva cargada de erotismo y sensualidad.

SINOPSIS MANGA

En uno de sus viajes a Japón, Frédéric Boilet conoció a una joven llamada Yukiko Hashimoto en una galería de arte. Al instante quedó prendado de la chica, con la que curiosamente intercambió teléfonos. Al mismo tiempo que intercambió teléfono también con el compañero de Boilet, llamado Horiguchi. Pese a que inicialmente a ella le atraía más el compañero, al enterarse de que tenía pareja, estaba esperando a que se decidiera y quedó a la espera de que él la llamase si se lo pensaba. Así que Boilet aprovechó para empezar a quedar con ella para cenar, sacarse fotos en un foto-matón de esos típicos japoneses (donde puedes poner emoticonos kawais y retocar las instantáneas), darle un primer beso y tener, como no, su primer encuentro. Momentos personales en la vida del autor que nos transmite a través de las ilustraciones que podemos ver en “La espinaca de Yukiko”.

«Se trata de uno de los álbumes más sorprendentes de toda la historia del cómic, si bien los medios utilizados son de lo más sencillo… La historia transcurre como si el autor nos contara en tiempo real el breve idilio que sostuvo con la señorita Yukiko Hashimoto.»

Lire

«Yukiko, bajo el trazo de Boilet, es la chica más guapa del mundo, hermosa como Anna Karina a ojos de Godard, hemosa como Maggie Cheung para Assayas (…) Frédéric Boilet es un intimista, dibuja la ternura, el vínculo, la relación amorosa en cámara subjetiva, ese instante fugitivo en que la emoción le embarga a uno.»

Libération


Yukiko, ¿Te diste cuenta de que me había enamorado de ti? No sé por qué preguntas eso si ya sabes la respuesta. Hoy te noto un poquitín raro. No, es solo que me estaba preguntando, ¿Qué voy a poder dibujar cuando no estés conmigo?


Frédéric Boilet fue el ganador de la primera beca anual de manga otorgada por Kôdansha en 1993. El autor pasaría los siguientes 15 años en Japón con Benoit Peeters realiza dos álbumes sobre su país de acogida: ‘Love Hotel‘ y ‘Tokio es mi jardín‘. En 2001 organiza el evento “Nouvelle manga” en Tokio y publica ‘La Espinaca de Yukiko’, simultáneamente en Francia y Japón. La obra ha sido traducida hasta el momento en nueve lenguas. Sus cómics, ilustraciones y artículos aparecen regularmente en la prensa japonesa, con tiradas a menudo extraordinarias (Asahi Shimbun, ocho millones de ejemplares; Big Cómic, novecientos mil ejemplares…). Es el primer autor occidental que ha logrado establecerse con éxito en Japón. Juega con el paso del tiempo, un rol cada vez más activo entre el cómic europeo y el japonés, adaptando al francés ‘Barrio Lejano‘ de Jiro Taniguchi o ‘El hombre sin talento‘ de Yoshiharu Tsuge, y al japonés Vampir de Joann Sfar o La ascensión del gran mal de David B. A finales de 2008 deja de vivir en Japón y se instala en los Vosgos, Francia.

Hoy tratamos un cómic poco habitual por aquí. No por falta de calidad, al contrario, sino por temática o ámbito. Ya sabéis que desde hace algunos años estamos reseñando literatura asiática y manga, y aunque hay verdaderas obras de arte en el mundo del cómic (vengan de donde vengan), para no abarcar géneros que no encajan tanto en el contexto de la web nos hemos mantenido en esas categorías. ‘La espinaca de Yukiko‘ (L’épinard de Yukiko / Yukiko no hôrensô) no es un manga “al uso”, pero he querido incluirlo aquí -al igual que en otras ocasiones hacemos pequeñas excepciones- puesto que es una historia que está a medio camino entre el manga y la historia gráfica, ya que el autor se ha basado en una experiencia propia vivida en Japón y sin duda, es uno de los autores europeos más valorados en el país nipón. Quizás, cualquiera que conozca la obra de oídas o haya investigado un poco acerca de ella -sin haberla leído-, podría imaginar que en su interior simplemente va a encontrar una obra con muchas escenas de sexo y contenido erótico, pero nada más allá de la realidad.

Evidentemente, como he comentado en la sinopsis, este tomo nos narra con total realidad momentos de la vida del autor en su día a día por Japón, donde como cualquier persona ve la realidad con una mirada distinta, más aún cuando se es extranjero y no se conoce y se maneja a la perfección el idioma. A través de sus paseos iremos descubriendo sucesos, o cómo la ciudad cobra vida a su alrededor. Una realidad en la que para él, una chica pasará a formar parte importante de ella. Lo que comenzó como una amistad dio paso a dibujos de bocetos y momentos con la chica, pasando a ser algo más, algo como una relación que a ambos les proporcionaba algo mutuo, a nivel sentimental, sexual y como no, artístico. Y eso es algo que hace a esta obra diferente de cualquier manga o cómic que simplemente utilice estos elementos como reclamo. Boilet nos hace partícipes de esa breve pero intensa relación que vivió con la que en aquel momento se convirtió en una musa a la que no podía dejar de dibujar, pero de un modo que a pesar de tener contenidos y escenas no aptas para públicos de todas las edades, consigue superar ese ámbito y se convierte en talento, en puro arte.


Podemos vivir una bonita historia de amor en diez días. Algo entre tú y yo que no concierna a nadie más, un paréntesis…


Aquí se aprecia ternura, donde la desnudez no tiene por qué estar reñida con el mal gusto. Las escenas gozan de sensualidad y erotismo, pero de una manera muy bien relatada, haciendo que formemos parte como espectadores. Quizás esto podría ser considerado como, dicho sea de paso, un tanto vouyer, pero como digo ahí está la diferencia, ya que seremos participes de una bonita relación donde se aprecia el cariño y las sensaciones que ambos protagonistas se procesan. Y gran parte de que esto sea así es el método tan interesante que Boilet utiliza para la obra. Tal y como podemos ver en el cómic (puesto que observamos en varias viñetas al autor realizando este trabajo), no caigo ahora mismo en el término pero hace algo muy similar a lo que en cine se llama rotoscopia (redibujar o calcar un fotograma teniendo otro como referencia), solo que aquí cambiamos fotogramas por fotografías. Quizás por deciros una referencia más cercana o actual, es muy parecido a lo que hace Inio Asano con sus fondos.

El resultado es tan realista como cabe esperar, con mucha expresión corporal, pero al mismo tiempo juega con todo lo contrario, como algo etéreo y difuminado, como si los bocetos de su libreta cobrasen vida. En cuanto al guión, me ha parecido muy bueno. Si bien es verdad que no hay mucho texto -y que se lee en poco tiempo-, es una obra de corte slice of life para dejarse llevar, para disfrutar poco a poco. Una obra donde cobra una gran importancia el lenguaje visual y como no, los silencios, que como siempre, dicen mucho más de lo que aparentemente se ve. Una visión subjetiva del propio autor en la mayoría de las viñetas. Inclusive, me ha gustado mucho que el título de la obra haya sido fruto de una confusión habitual que hasta tiene su momento de broma. Una confusión en el idioma (por culpa de la h) hace que del mismo modo que “hibiki” o “ibiki” sean tan diferentes como el eco o un ronquido, un “honorable ombligo” pueda ser confundido con una “espinaca”. Cosas de tener una sonoridad afín y el comprensible choque cultural.

No sé, al mismo tiempo que tengo la sensación de que se me ha pasado volando la lectura, me quedo reflexionando sobre lo leído. A pesar de esa brevedad e inmediatez, soy consciente de que  he sido participe de una fantástica historia, muy real, muy efímera. Efímeros como son los instantes, fugaces, en ese juego del tiempo que antes había comentado. Y sin duda, me deja un gran sabor de boca, que a fin de cuentas es lo que todos buscamos en este tipo de historias, además de un buen dibujo. Como se menciona en la obra, la imperfección es eso que nos hace diferentes y resaltemos entre los demás. En el caso de Boilet, hace que nos deleite con una obra tan recomendable como ‘La espinaca de Yukiko’. Si os apetece, como siempre, esperamos conocer vuestras impresiones en nuestras cuentas de Facebook y Twitter o bien a través de los comentarios en esta misma entrada.


Que cuerpo más bonito tienes. Tu cuello, tus hombros, tu vientre… ¡tu espinaca!. ¿Qué? Jajaja esa sí que es buena. ¡No es una espinaca, es un ombligo!…


Lo mejor:

  • El estilo gráfico y narrativo propio de Boilet, el llamado “Nouvelle manga”. Muy interesante.
  • La sensualidad y el erotismo que recorre toda la historia está muy bien tratada.
  • La importancia que cobra el tiempo, así como los recuerdos.

Lo peor:

  • Se hace corto, quedas con ganas de leer más de Boilet.

analisis edicion MANGA

Comprar tomo

Publicada originalmente en la revista mensual Furansugo Kaiwa (NHK Shuppan) de abril de 2000 a julio de 2001 y después como libro, simultaneamente, en Francia (Ego comme X) y en Japón (Ohta Shuppan) en septiembre de 2001. Ponent Mon nos presentó en octubre de 2016 una fantástica Edición Definitiva de ‘La espinaca de Yukiko‘ (ゆき子のホウレン草) de Frédéric Boilet, en formato rústica sin sobrecubiertas (tapa blanda con solapas), con unas medidas de 24 x 17 cm. y un grosor de 1,8 cm. Un tamaño fantástico, pero lo más interesante es que la edición incluye una nueva historia con respecto a la original. En esta versión contamos con un total de 152 páginas (en lugar de las 132 presentes en la edición de 2003), presentadas en blanco y negro y en papel satinado. Una edición más especial si cabe al haber podido elegir los aficionados la portada de entre las cuatro opciones que la editorial ofrecía. En el libro han colaborado Naito Yamada (escena del fotomatón) y Yôji Fukuyama (el ángel sobre el hombro). Para la traducción contamos con el trabajo de Abuli.

No tenemos un índice propiamente dicho, sino que entre los diferentes fragmentos de la historia el autor ha jugado a introducir como separadores páginas de una especie de calendario, donde él tomaba anotaciones y dibujaba bocetos.

Su precio recomendado es de 16,00€ y podéis adquirirlo en la web de Ponent Mon (con envío gratuito en la Península, por mensajería) o en tiendas especializadas como Amazon.es (donde se puede encontrar con un 5% de descuento). Y si os apetece leer algunas páginas para terminar de convenceros de su adquisición, podéis hacerlo desde aquí gracias a Ponent Mon. Sin duda alguna, merece muchísimo la pena.

 

EnlacesPonent Mon

Anuncios

Un comentario el “La espinaca de Yukiko (ゆき子のホウレン草) de Frédéric Boilet

  1. Pingback: Sorteo 10 Aniversario (III): Tres manga fantásticos de Ponent Mon | Blog Visual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s