A land imagined (幻土) de Yeo Siew Hua. La tierra de la esperanza y los sueños.

El thriller neo-noir “A land imagined” (幻土) de Yeo Siew Hua se adentra en la recuperación de tierras, el trabajo de los migrantes, los sueños y el insomnio. Surtsey Films estrena hoy este reflejo de un Singapur que en pocos años ha pasado de ser un pueblo pesquero a una nueva y próspera economía.

photo-hd-03.jpg

Soñaba mucho de joven, soñaba con cosas rarísimas y lugares misteriosos y me creía la mar de imaginativo. Cuando de mayor empecé a viajar, me di cuenta de que ya había visitado todos aquellos sitios en sueños. Lo raro es que nunca vi de verdad esos sitios de niño. ¿Cómo puede ser?

SINOPSIS:

Wang Bi Cheng, un trabajador chino que vive en el área industrial de Singapur sufre un accidente en el trabajo y está preocupado por la repatriación. Incapaz de dormir, comienza a frecuentar un cibercafé en medio de la noche. Con la esperanza de encontrar alguna forma de contacto humano en un lugar extranjero que lo hace sentir alienado, comienza una amistad virtual que termina siendo mucho más siniestra de lo esperado.

Cuando Wang desaparece repentinamente, el policía Lok es llamado a investigar la historia descubriendo una verdad inesperada.


Hay películas que de un modo u otro te dejan huella. Es el caso de la propuesta que desde la distribuidora Surtsey Films se estrena hoy en nuestros cines. “A land imagined” (幻土) de Yeo Siew Hua llega desde Singapur para poner sobre la mesa una propuesta la mar de interesante por lo que nos cuenta y más aún, por cómo lo cuenta (y como siempre, procedemos a daros nuestras impresiones sin spoilers, intentando destacar lo que nos ha transmitido). No en vano el director estudió filosofía en la Universidad Nacional de Singapur y sin duda suele tocar temas de un modo muy interesante, de los que te hacen pensar y te dejan dando vueltas a la cabeza después del visionado. Cosa que a título particular agradezco. En este caso es el primer trabajo suyo que nos llega, pues anteriores largometrajes como “The Obs: A Singapore Story” (2014) o “In The House of Straw” (2009, corte experimental) no tuvimos la suerte de poder verlos por aquí. La cinta nos presenta un thriller alucinante -en el más pleno sentido de la palabra- que toca también el drama social, si bien he de reconocer que hay que dejarse llevar y sumergirse en esa realidad que se nos muestra a través de lo onírico, de los sueños.

Yeo Siew Hua nos hace parte implícita de esta historia para que seamos partícipes y empaticemos con sus personajes. Para ello nos ponemos en situación: Singapur, un país en constante crecimiento, una ciudad-estado símbolo de una gran industrialización, el moderno milagro económico que en unas pocas décadas ha pasado de ser un pueblo pesquero a una nueva y próspera economía. Uno de los llamados cuatro tigres asiáticos (o dragones), que como se nos muestra en la película obtiene mano de obra barata de sus alrededores. Trabajadores llegados desde Malasia, Vietnam, Filipinas, India, China… trabajadores baratos que necesitan esos puestos como ayuda para sus hogares, para sus familias, pero también trabajadores cuyos derechos laborales brillan por su ausencia y deben vivir en unas condiciones precarias. La situación es muy dura de llevar, pues viven día a día esa explotación, esa desazón con la que no es fácil lidiar ni física ni mentalmente, pues ellos forman parte, pese a no ser visibles, de esa prosperidad que muchos disfrutan y ellos tanto anhelan.


slider-2-1.jpg

No sé, muchas cosas ya no las recuerdo, ni de lo que es soñar me acuerdo ya. ¿Tú sueñas? / Si, sueño. Aquí me paso todo el tiempo soñando. Contigo bailando, conmigo cantando. Pero yo no soy yo. Tú no eres tú.


De ahí que cobre sentido esa dualidad que puede acreditarse al término de los sueños, tanto como esas metas que todos queremos cumplir como ese estado donde pasamos a una realidad distinta, donde imaginamos. Una imaginación que como la propia tierra que se usa en la película para ganarle terreno al mar hace que sea una tierra con la que poder imaginar que estamos en Singapur o en cualquiera del resto de países de donde procede esa tierra. Unos sueños que hacen que todos estos trabajadores quieran mejorar, salir adelante, en un país del que saben no son parte pese a ser parte importante para que así sea ese país. Personas, de diferente clase, color, pero que comparten esos sueños, esas inquietudes, esa necesidad de sentirse arropados y acogidos fuera de sus casas por personas que no conocen. Personas que buscan una pertenencia a esa tierra, una tierra donde están pero donde al mismo tiempo son invisibles. Algo que me recuerda también en este sentido a “Ilo Ilo” (爸妈不在家) de Anthony Chen. Volviendo al tema en cuestión, con un ritmo sosegado vemos que ese sueño se ve trastocado por la inquietud de no saber cómo será el futuro próximo para ellos, de si serán repatriados, de si conseguirán pagar la deuda que les une con los empresarios.

Motivos que a fin de cuentas no les dejan dormir y pueden dar lugar en muchos casos al insomnio, un trastorno del sueño que se convierte en una metáfora de la vida y la muerte, porque para Yeo Siew Hua “soñar es poder transformarse, y esa metamorfosis es vida. Por otro lado, el insomnio, o la incapacidad de pensar más allá de los límites del yo e imaginar al otro, es una forma de muerte”. Realmente es duro ver como estas personas por tal de no sumergirse en un mal sueño (que les haga estar peor de lo que ya de por si están) prefieren mantenerse “despiertos” en locutorios que a pesar de todo, mejoran los lugares donde suelen intentar “dormir” hacinados unos con otros. Algo idóneo para mostrar diferentes puntos de vista y jugar con el factor tiempo en la narrativa del relato. Toca mencionar que la película producida por Singapur, Francia y Holanda se ha alzado con diferentes premios y entre ellos destacan el Leopardo de Oro a Mejor Película en el Festival de Locarno y el Premio a Mejor Dirección de Fotografía de la Seminci de Valladolid.


slider-1-1.jpg

Hace mucho que no duermo bien. Creo que tuve un sueño, soñé con mi propia muerte. De hecho, no es la primera vez que sueño con algo así. No soy una persona morbosa, es solo que a veces mi imaginación me juega malas pasadas. No tuve sensación de dolor ni de miedo. Fue como si algo me tragara y me iba hundiendo lentamente. Es difícil de explicar…


Y no es de extrañar, porque más allá de la historia es innegable el fantástico apartado técnico, que cuenta con una dirección de fotografía de Hideho Urata, a quien ya conocíamos por su trabajo en la fotografía de “El clon vuelve a casa” (クローンは故郷をめざす) de Kanji Nakajima. En serio, es espectacular lo bien escogido que está todo, desde los escenarios que nos sumergen de lleno en esa ambientación que precisa la historia, los encuadres, los movimientos de cámara o la iluminación. Igualmente el color y su uso, desde la zona industrial al locutorio, de las zonas de arena y trabajo a las calles llenas de vida. Y es que el cine noir (en este caso neo-noir) mantiene su esencia y se adapta a esta cinematografía que tan buenos resultados está dando en los últimos años. Digo que mantiene su esencia porque tenemos los elementos básicos que definen este cine, pero obviamente actualizado al momento, con una estética diferente. No puedo evitar recordar otra cinta que reseñamos a finales del año pasado, “El lago del ganso salvaje” (南方车站的聚会) de Diao Yinan, por tener algunas similitudes con esta, aunque hablemos de cintas diferentes.

Otro punto destacable de la cinta es el sonido, tanto por su banda sonora compuesta por Teo Wei Yong como por lo bien logrado que está el apartado técnico, con sonidos que cobran vida en la pantalla, que transmiten y traspasan. Se convierte en un elemento de indudable importancia en la cinta, en un personaje más. Protagonizada por Peter Yu, Luna Kwok, Xiaoyi Liu, Jack Tan, Ishtiaque Zico, Kelvin Ho y Andie Chen, entre otros, sin duda “A land imagined” (幻土) de Yeo Siew Hua nos demuestra que hay cine más allá de los blockbusters (que también nos gustan, todo es compatible y disfrutable) y producciones como esta dejan claro que tenemos grandes talentos por descubrir. Si tenéis oportunidad, no dudéis en disfrutar en cines de esta película, una propuesta original y atrevida, diferente, toda una crítica social que al mismo tiempo -con una preciosa fotografía- destila vida en cada fotograma. Como siempre, esperamos conocer vuestras impresiones sobre la obra en los comentarios de esta entrada o en nuestras cuentas de FacebookTwitter o Instagram.


GUIA-LAND-IMAGINED-001.jpg

a-land.jpg


A-LAND-IMAGINED-BANNER-RESENA.jpg

Enlaces: Surtsey Films

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .