Primavera Azul (青い春―松本大洋短編集), historias cortas de Taiyô Matsumoto

Reseñamos “Primavera Azul” (青い春―松本大洋短編集 / Aoi Haru – Matsumoto Taiyō Tanpenshū) de Taiyô Matsumoto. Acompañadnos a lo largo de esta antología de historias cortas que reúne unos fantásticos retratos generacionales, que nos llegan gracias a ECC Ediciones.

SINOPSIS MANGA

“Primavera Azul” reúne a lo largo de sus diferentes historias a un grupo de jóvenes estudiantes de instituto desencantados, aburridos, cansados de todo y de nada. Todos vienen de barrios marginales y sus familias están demasiado ocupadas en sobrevivir como para preocuparse por ellos. En ese contexto coquetean con la delincuencia y ponen sus vidas en juego, sin que parezca importarles demasiado…

Cada uno de ellos tiene una historia que ha forjado su carácter y le ha colocado donde está dentro del Instituto Kitano. Kujô, Osamu, Tatsutoshi, Kôji… Todos ellos tienen algo en común, y es que están deseando que de una vez por todas las clases terminen y lleguen las tan ansiadas vacaciones de verano para poder ser libres y disfrutar.


Era mi sueño, lo era todo. Para eso estamos aquí, para olvidar…


Ohhh, Taiyô Matsumoto… Sin duda, uno de esos autores que cuando lo descubres no puedes más que sentir una gran admiración por su trabajo, por sus historias y sus personajes. Por su forma de narrar y por lo que quiere narrar. Y más aún, por ese maravilloso estilo gráfico del que se sirve para conseguir transmitir y llegar hasta nosotros. Ya hemos hablado en otras entregas de él, pero para los que se estén subiendo a esta montaña rusa que es el mundo del manga, hagamos una pequeña presentación: Nacido en 1967 en Tokio, Matsumoto estudió en la facultad de Bellas Artes de la Universidad de Wako. Con tan solo 20 años debutó como mangaka con su obra “Straight“, seleccionada para el premio Cuatro Estaciones de la revista Morning. Es famoso por obras como “Ping Pong“, “Sunny“, “GoGo Monster“, “Takemitsu Zamurái: El samurái que vendió su alma“, “Número 5” o “Tekkon kinkreet” (que cuenta con una famosa adaptación al anime dirigida por Michael Arias para el Studio 4ºC). Por su estilo poco convencional ha recibido multitud de críticas positivas, muy influenciado por grandes autores europeos como Miguelanxo Prado, Moebius o Enki Bilal. Un estilo el suyo que le ha convertido en uno de los autores de referencia para el manga no convencional actual.

De hecho, participó en un proyecto de colaboración europea que fue publicado en cinco lenguas simultáneamente, en el que cada autor daba su punto de vista sobre Japón: “Japón visto por 17 autores“. Desgraciadamente en estos momentos está más que descatalogado, pero con suerte lo podréis encontrar en webs de segunda mano (estilo Todocolección, Ebay y demás). Gracias a ECC Ediciones hemos podido disfrutar de un gran porcentaje de esos trabajos citados anteriormente (podéis leer las reseñas que les dedicamos simplemente pulsando sobre los títulos). “Primavera azul” se sumó a su catálogo en Julio de 2017 y sin duda, es otra excelente muestra del trabajo y el estilo de este particular autor. Esta obra, publicada en Shogakukan en 1993 (serializada en la Big Comic Spirits, Gekkan! Spirits y Young Sunday) nos presenta un más que interesante seinen de corte dramático, que refleja a la perfección el estilo de vida de algunos estudiantes en plena adolescencia, donde a los cambios físicos y emocionales hay que sumar el entorno que supone el instituto como un campo de minas. Estudiantes de esos que podríamos meter en el saco de “poco modélicos”, a los que no les importa el peligro en pos de tener una vida al límite.

Estudiantes por otro lado que eran compañeros o transitaban el mismo instituto que Matsumoto -como él mismo nos aclara en el epílogo-. Quizá no sería la obra con la que yo recomendaría iniciarse en el trabajo de Matsumoto (a título personal me han llenado más, en su conjunto, otros de sus trabajos) pero si que he de reconocer que aún siendo historias cortas, todas están conectadas entre sí por el mundo estudiantil y mantienen un hilo argumental común: son un reflejo de la rebeldía, el hastío, la locura y la inconsciencia que caracterizan la vida adolescente. Todo ello narrado con toques de humor, ironía y fantasía, pero también con grandes dosis de realidad, algo a lo que Taiyô Matsumoto nos tiene bien acostumbrados. Sin duda, en “Primavera Azul” realiza un retrato generacional de esos que dejan huella, que nos meten de lleno en el ambiente, el contexto en el que se mueven esos jóvenes que están deseosos de vivir la vida, de exprimir cada segundo, aunque para ellos el tiempo pase a otro ritmo, distinto al habitual. Jóvenes que tienen sus sueños, sus inquietudes, que buscan libertad pero al mismo tiempo necesitan sentir esa pertenencia a un grupo. Desgraciadamente, son unas ovejas descarriadas que aún necesitan encontrar su camino, un camino que en muchos casos se presenta ante ellos demasiado pronto, de un modo tan poco sutil como violento.


Lo siento, nos vemos otro día. ¿Por qué trabajas tanto? Eres joven, disfruta mientras puedas…


En este sentido, Matsumoto nos deja una vez más -o más bien, nos dejó, al ser una obra anterior a las que conocemos hoy día- un interesante y realista retrato de la mentalidad de estos jóvenes, destacando entre ellos las diferencias que existen entre sus personalidades y cómo pese a tener edades similares, cada una de sus cabezas en un mundo totalmente aparte. A grandes rasgos podríamos decir que la esencia de esa rebeldía, de esas personalidades inquietas, está más que presente. Pero el relato en sí mismo me ha dejado un poco desconcertado en su narración. Se debe al hecho de tener muchos personajes similares, diálogos “sin ton ni son” o a que algunas de estas historias están mejor rematadas (en sentido figurado) que otras. Se debe al mismo tiempo a que este Matsumoto narra otra etapa de la vida diferente a lo que vimos en “Sunny”, “GoGo Monster” o “Ping Pong”, donde eran niños en proceso de alcanzar la adolescencia, mientras que aquí hablamos ya de adolescentes a punto de dar el salto a la madurez. Ahí si que consigue ese cometido, porque nos deja tan “locos” y con unas historias tan extrañas por momentos que consigue meternos en su ambiente, en ese contexto tan desestructurado donde los personajes siguen buscando la luz al final del túnel, donde el aburrimiento o donde el ser imprudente y hacer las cosas sin pensar está a la orden del día.

¿Quién pretende buscarle sentido a las cosas con esas edades? De ahí que antes dijese que no sería la obra con la que iniciaría a alguien en el llamativo y exótico (argumental y gráfico) mundo de Matsumoto. Es una lectura amena, curiosa e interesante, pero me quedo con el Matsumoto de historias algo más desarrolladas, más extensas. No quiero decir que sean malos relatos, al contrario, algunos de ellos me han gustado mucho y al ser historias cortas sabemos por anticipado que tendremos relatos breves, fragmentos, pero en conjunto -ya que se trata de una antología- me ha dejado un sabor agridulce, entre el “me ha gustado lo que he leído” y el “me ha gustado más lo que he visto”. He de remarcar algo que me ha chocado al principio y es que más allá de los personajes y sus diálogos (con mayor o menor sentido), en un segundo plano cobran un gran protagonismo los fondos. El trabajo es fantástico, fondos de gran contraste, donde además imagino que la traductora no lo habrá tenido nada fácil y habrá sido una ardua tarea, porque las paredes estaban llenas de grafitis, con mensajes o frases que en este contexto de rebeldía-instituto-macarras adquiere mucho sentido y se convierte en un personaje más, ayudando a crear una atmósfera idónea para estas historias. No puedo decir que en todas las páginas sea así, pero un alto porcentaje de la obra contiene notas al pie de página para explicarnos el contenido de esas pintadas.

No importa lo apasionado que seas, no importa cuánto te hierva la sangre, creo que la adolescencia es una época azul. No son palabras mías, sino del autor. Creo que se resume muy bien este tomo, así que una vez más he de recomendaros la lectura de la obra de Taiyô Matsumoto porque vais a descubrir un mangaka insólito, de unas historias muy reales y de un dibujo nada común. Un estilo particular donde no necesita ser correcto, donde puede permitirse el lujo de jugar con las proporciones visuales, con las estructuras “formales” de las viñetas fragmentándolas, jugando con ellas como si fuesen obras de arte por sí solas, siguiendo unas pautas o por el contrario, rompiendo con lo establecido. Sin lugar a dudas, es fascinante lo que consigue, pese a que aquí nos deje un poco desconcertados fruto de querer trasladarnos a esa etapa de la vida donde cuesta encontrar el norte y dependiendo del entorno que nos rodee, no se llegue a encontrar nunca. “Primavera Azul” tiene el estilo y el sello de Matsumoto, aunque quizá no sea tan “pulido” como en obras posteriores. De igual manera, se aprecia su sello y merece la pena descubrir los inicios de este autor tan interesante. Ahora os toca a vosotros meteros en ese mundo y si os apetece, como siempre, esperamos conocer vuestras impresiones sobre la obra en los comentarios de esta entrada o en nuestras cuentas de Facebook o Twitter.


Hoy en día ya nadie se sorprende porque te falte un dedo o estés lleno de tatuajes; hasta es bello. O eso dicen. Lo que denota su poca inteligencia…


Lo mejor:

  • El dibujo tan peculiar y característico del autor, lleno de contrastes.
  • Consigue meternos de lleno en el caos y la locura que puede ser la adolescencia.
  • La ambientación y el contexto están muy logrados, grafitis incluidos ^^

Lo peor:

  • No gustará a todo el mundo por su desarrollo y su temática.
  • Narración algo diferente y dispersa a lo que Matsumoto ha conseguido con obras posteriores.

analisis edicion MANGA

Comprar tomo

ECC Ediciones nos presentó entre sus lanzamientos de Julio de 2017 este tomo único de “Primavera Azul – Historias cortas, Antología” (青い春―松本大洋短編集) de Taiyō Matsumoto. El tomo tiene un total de 216 páginas en blanco y negro -de ellas, las 8 primeras vienen presentadas a todo color-. El formato elegido vuelve a ser el formato rústico con sobrecubierta (tapa blanda) de tamaño 21 x 14,8 cm (A5) y un grosor de aproximadamente 1,5 cm.

La cubierta está realizada en un material de unos 300 gramos -mate- que soporta bastante bien el cambio de páginas, de tonalidades grises, mientras que la sobrecubierta está realizada en unos 200 gramos, con acabado mate y cuyo diseño minimalista llama bastante la atención. El diseño de cubierta ha sido diseñado una vez más por Junzi Takahashi, el mismo que hemos podido ver también -por poneros un ejemplo- en las portadas de “Ping Pong”. Sin duda tiene un estilo y unos diseños que encajan muy bien con el de Matsumoto. El faldón delantero simplemente contiene el nombre del diseñador -Takahashi-, mientras que el trasero por su parte contiene la biografía de Taiyô Matsumoto. El sentido de lectura elegido es el oriental, de derecha a izquierda. Para la traducción se ha contado con Noemí Cuevas Rebollo, a quien ya conocíamos por haber traducido antes “Historia de una inteligencia absurda” de Shunji Enomoto. Como decía en la reseña, ha realizado un fantástico trabajo tanto en la adaptación como con toooodas las notas al pie de página donde nos contaba lo que decía cada grafiti o marca.

En total el tomo consta de 7 capítulos: Capítulo 1- Si eres feliz y lo sabes, bate palmas, Capítulo 2 -Revólver (Primer disparo: un regalo inesperado, Segundo disparo: Las balas y Tercer disparo: El festival de las flores), Capítulo 3- Verarno de Mahjong, Capítulo 4- Señor Suzuki, Capítulo 5- Paz, Capítulo 6- ¡Los restaurantes familiares son nuestro paraíso! y Capítulo 7- ¡Esto no está bien! Mención aparte a las 4 primeras páginas del tomo, donde a todo color se nos muestran unas historias cortas, sin texto ni diálogos, en muy pocas viñetas (como si fuesen fotogramas). Al final del tomo nos encontramos también con el Epílogo de 1993 y el Epílogo del Aniversario (1998, cinco años después).

El precio de venta recomendado es de 12,95 € -aunque como siempre, en tiendas especializadas como Amazon, del que tenéis enlace en la portada de la izquierda- puede encontrarse con un 5% de descuento por 12,30€.

Enlaces de interés: ECC Ediciones

Anuncios

Un comentario el “Primavera Azul (青い春―松本大洋短編集), historias cortas de Taiyô Matsumoto

  1. Pingback: Sorteo 11 Aniversario (I): La pequeña forastera y Rainbow de ECC Ediciones | Blog Visual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s