Ping Pong (ピンポン) de Taiyō Matsumoto

Reseñamos ‘Ping Pong (ピンポン) de Taiyô Matsumoto, un fantástico manga deportivo (editado en 5 tomos por ECC Ediciones), donde el autor vuelve a demostrar su inconfundible sensibilidad y dominio del medio, gracias a una historia que ha trascendido las fronteras del manga.

SINOPSIS MANGA

En este primer tomo, empezamos a conocer las personalidades y la distinta concepción del tenis de mesa de Yukata Hoshino (apodado Peko) y su amigo de la infancia, Makoto Tsukimoto (al que llaman Smile). A unos meses del gran torneo de institutos, los diferentes clubes de ping pong se entrenan y buscan alguna baza que les permita poner fin al liderazgo imbatible del Instituto Kaiô. Dado el progresivo descenso de nivel que ha experimentado, el Instituto Tsujidô decide traer a su club a un arrogante jugador chino, Wenge Kong.

Mientras tanto, en el Instituto Katase, el entrenador Koizumi, una vieja gloria del tenis de mesa (conocido como Butterfly Joe) que vio sus sueños truncados, capta el potencial de Smile e intenta por todos los medios que su alumno cambie de actitud.


Estás sobrestimando al chaval, tiene facultades pero le falta espíritu de combate. Es una pena que nadie le oriente…


Como todo en la vida, cada cosa tiene su momento: Algunas llegan demasiado pronto, otras demasiado tarde y otras en el momento adecuado. No sabría valorar bien en cuál de esas tres os podría encajar a vosotros la obra de Taiyô Matsumoto, no por nada, sino porque para algunos (quizás por edad) es demasiado pronto para poder valorarlas y otros ya no sabrán apreciarlas. Pero tengas la edad que tengas, es indudable que los que las leen, siendo para ellos el momento justo, se convierten en obras de especial sensibilidad a las que se les coge estima, tanto por lo que cuentan como por cómo lo cuentan. La calidad argumental y gráfica es algo asegurado, además de un estilo personal muy marcado y reconocible que lo ha convertido en uno de los referentes de los últimos años. Probablemente habrá aspectos similares destacados aquí que ya lo fueron en las anteriores reseñas, aunque estoy seguro de que, como siempre, habrá también elementos nuevos a destacar, puesto que el mangaka no deja de asombrarnos y deleitarnos en un creciente nivel a cada nuevo trabajo que nos presenta.

Si bien a Matsumoto lo llegamos a conocer gracias a la obra coral, ‘Japón visto por 17 autores‘ (donde tenía uno de los capítulos), es más reconocido por obras como ‘Tekkon Kinkreet‘ (cuya adaptación anime fue dirigida por Michael Arias para el Studio 4ºC), ‘Takemitsu Zamurái: El samurái que vendió su alma‘ y por citaros algún ejemplo más reciente ahora que ECC Ediciones está dándolo todo con el autor, algunas que ya hemos reseñado como ‘Sunny‘, ‘GoGo Monster‘, ‘Ping Pong‘ que hoy tratamos o próximos lanzamientos como ‘Primavera Azul‘. En “Ping Pong” -publicada originalmente en la Big Comic Spirits en 1996- se nos presenta un atípico spokon, un manga deportivo  aunque algo infrecuente igualmente dentro del “estándar” al que estamos habituados) en el que la trama principal se ve bifurcada en dos direcciones bien marcadas o reconocibles: por un lado, la historia personal y de amistad entre los dos protagonistas de la historia (Peko y Smile) tanto entre ellos como con el resto de personajes (compañeros, rivales y entrenadores), mientras que por otro lado se encuentra la trama puramente deportiva donde la esencia principal se centra en el mundo de la competición de alto rendimiento.

Aquí es donde entra en acción algo que Matsumoto sabe hacer a la perfección, tal y como ha demostrado en anteriores trabajos: volvemos a encontrarnos con un interesante retrato de la mentalidad de estos jóvenes, destacando entre ellos las diferencias que existen entre sus personalidades a esas edades y su grado de madurez. Obviamente es una trama secundaria que convive con la principal, pero que mantiene el interés igual o más que ella. Lógicamente tanto las vivencias que han tenido hasta ese momento como el entorno es algo que influye directamente en ellos, haciendo que veamos una voluntad (guiada, moldeada en muchos casos) con la que saben que siendo capaces de comprender que el objetivo a cumplir es una meta deportiva, también será un medio a nivel personal con el que superar los obstáculos que la vida les presenta. Aceptando que si son capaces de superar el esfuerzo necesario van a obtener unos resultados sorprendentes. Y como vía para ello, nada mejor que la rectitud, la constancia, la seriedad y el ser conscientes de la necesidad de responsabilidad y sensatez.


Te equivocas, Peko, no se trata de eso. Mejorar, destacar… no es lo que me interesa del Ping Pong. Yo solo quiero divertirme, pasarlo bien. No quiero sacrificarme ni tener que pisar a nadie para ganar…


Después de haber leído otras obras de una gran profundidad del autor (como ‘Sunny‘ o ‘GoGo Monster‘), la impresión que he tenido al leer este primer tomo es que quizás esta no será una obra de una carga sentimental tan grande como las anteriormente citadas. Pero, como eso de las primeras impresiones puede ser poco acertado, tengo la sensación de que del mismo modo que irá aumentando la trama deportiva, se desarrollará más la parte personal, esa historia que esconden detrás estos chavales y que seguro nos va a llegar. Queremos ver el ascenso en el torneo de institutos, pero también queremos conocer el por qué de esa personalidad de los protagonistas. Ahí radica el interés argumental de “Ping Pong”, en mostrarnos sus diferentes personalidades como un choque, un conflicto, como un partido. O te esfuerzas por ganar o pierdes, o estás en las categorías superiores o eres un don nadie, o juegas de modo ofensivo o defensivo. Así es como Matsumoto nos hace partícipes de sus desengaños, de sus desilusiones, de sus miedos y sus inquietudes. A fin de cuentas, todo gira en torno a lo mismo, pues igual que en el ping pong te mueves entre atacar o defender, la vida tiene las mismas pautas en muchos sentidos y hay que estar preparados para afrontar o enfrentar los reveses que nos vamos a encontrar.

En cuanto al dibujo, ya sabemos que estamos ante un crack que es capaz de moverse en muy diversos ámbitos, pero siempre manteniendo un trazo inconfundible. Siempre me ha fascinado la capacidad que tiene de hacer un dibujo tan llamativo, tan vistoso y atractivo. Experimental probablemente, de líneas finas, líneas gordas, viñetas muy contrastadas con otras muy neutras en apariencia. Lo mejor de todo es que pese a que esta historia mantiene un ritmo pausado, lento, de esos que a algunos -como a servidor- tanto nos gustan cuando están bien llevados y cumplen su función contemplativa a la par que reflexiva, nos vamos a encontrar con un contraste brutal con el ritmo visual. Es una auténtica maravilla poder ver el dinamismo que adquieren las escenas de juego, tanto por las perspectivas y los encuadres planteados como por la rapidez y el movimiento que tienen esas viñetas. Estás dentro del juego, estás en el partido y puedes sentir lo que sienten sus personajes, el estrés, el cansancio, la necesidad de vencer al rival. El desgaste y agarre de las suelas de sus zapatillas, la rapidez del ataque bien dirigido, la contención del defensor, los pensamientos que pueden estar haciéndose en esos momentos. Ya digo, puedes incluso ir más allá y recrear el sonido de esas viñetas, tanto de las que están claramente llenas de ellos (rebote de pelota, saque, movimiento de piernas,…) como de aquellas que simplemente con onomatopeyas nos trasladan ese lenguaje no verbal que tanto nos gusta a nosotros rellenar y dar sentido.

Sin duda no puedo más que recomendaros que si tenéis oportunidad, os hagáis con este primer tomo para poder comprobar por vosotros mismos las impresiones que os he planteado. Muchos coincidiremos, otros quizás no. Ahí radica lo bonito de todo esto. Y aunque suene repetitivo, es de agradecer el poder disfrutar de obras de este estilo, que se salen del estándar comercial establecido y nos ofrecen y demuestran que hay una gran variedad artística y creativa en el mundo del manga y no todos los spokon son iguales, aunque mantengan la esencia y los puntos clave. Por si tenéis más curiosidad, decir que “Ping Pong” fue adaptado al cine por Fumihiko Sori en 2002 y, otra adaptación que muy seguro os sonará más, el anime de 2014 dirigido por el prestigioso Masaaki Yuasa, de cuyo auge os hablábamos hace poco y cuya mano le vino genial a la adaptación (en serio, echadle un vistazo). Como siempre, esperamos conocer vuestras impresiones sobre la obra en los comentarios de esta entrada o en nuestras cuentas de Facebook o Twitter.


Cualquiera puede tener ideales, pero poca gente logra llevarlos a cabo. Prácticamente nadie…


Lo mejor:

  • El dibujo de Matsumoto, con unas perspectivas y encuadres geniales.
  • El ritmo, pausado en la trama y dinámico en el dibujo.
  • La narrativa tan característica y especial que transmite la sensibilidad a la que Matsumoto nos tiene acostumbrados.
  • Interesante para aquellos que buscábamos un manga deportivo diferente.

Lo peor:

  • Por temática y dibujo, quizás no sea del gusto de todo el mundo. Pero a veces, las apariencias engañan…

analisis edicion MANGA

Comprar Ping Pong #1

ECC Ediciones nos presentó entre sus lanzamientos de Agosto de 2016 el primer tomo de “Ping Pong” (ピンポン) de Taiyō Matsumoto. La serie completa está compuesta por un total de 5 tomos (el último, publicado en Diciembre de 2016). Este primer tomo tiene un total de 208 páginas en blanco y negro -de ellas, las 4 primeras vienen presentadas a todo color-. El formato elegido vuelve a ser el formato rústico con sobrecubierta, de tamaño 21 x 14,8 cm (A5) y un grosor de aproximadamente 1,4 cm.

La cubierta está realizada en un material de unos 300 gramos -mate- que soporta bastante bien el cambio de páginas, de tonalidades grises, mientras que la sobrecubierta está realizada en unos 200 gramos, con acabado mate. Decir simplemente que las portadas son una preciosidad y durante los 5 tomos veremos a diferentes personajes. Dichas cubiertas han sido diseñadas por Junzi Takahashi tal y como se nos indica en el faldón delantero. El trasero por su parte simplemente contiene el logo de la serie en color rojo en su parte central. El sentido de lectura elegido es el oriental, de derecha a izquierda. Para la traducción se ha contado con Gabriel Álvarez Martínez, quien ha realizado un fantástico trabajo incluyendo algunas referencias y notas a pie de página para aclarar algunos términos y conceptos.

En total el tomo consta de 11 capítulos, aunque realmente no contamos con un índice propiamente dicho al inicio del tomo, así que los recopilamos aquí como siempre: 1- Smile, 2- Peko, 3- Me molesta el ruido del viento, 4- Wenge Kong, 5-Héroes, 6- El viejo y el muchacho, 7- Dragón, 8- Jóvenes, 9- Butterfly Joe, 10- ¡Un hombre es un hombre! y 11- Rendimiento.

El precio de venta recomendado es de 12,95 € -aunque como siempre, en tiendas especializadas como Amazon, del que tenéis enlace en la portada de la izquierda- puede encontrarse con un 5% de descuento por 12,30€.

Enlaces de interés: ECC Ediciones

Anuncios

Un comentario el “Ping Pong (ピンポン) de Taiyō Matsumoto

  1. Pingback: Tomie (富江) de Junji Ito: Perversa maldad tras una inocente apariencia. | Blog Visual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s