Fetus Collection (奇人画報) de Shintaro Kago: La obsesión llevada al extremo.

Shintaro Kago se ha convertido por méritos propios en uno de los autores más peculiares del panorama actual. Reseñamos ‘Fetus Collection‘ (奇人画報), donde nos muestra su particular visión y crítica acerca de lo que puede suceder cuando la obsesión es llevada al extremo.

SINOPSIS MANGA

¿Qué serías capaz de coleccionar? Todo el mundo, antes o después, ha realizado una colección en su vida. Libros, películas, monedas, llaveros, juguetes… Pero un buen día, sucede algo aparentemente insignificante en tu vida que desencadena una obsesión irrefrenable. Y cuando esto sucede, ya sabemos que la mente de un excéntrico puede alcanzar límites insospechados…

“Fetus Collection” nos presenta un total de nueve historias independientes que narran la obsesión erótica y grotesca de sus personajes, con ese sutil toque de humor negro tan característico del autor.


Estas son las colecciones de mi padre. ¡Son tan aburridas y poco originales! ¡Un auténtico coleccionista debe aferrarse a una colección!…


Voy a intentar hacer una reseña un poco “light” para no hacer spoiler y tampoco llegar a herir sensibilidades, ni con lo que escriba ni con las imágenes que he añadido a esta entrada. Evidentemente, cualquiera que a estas alturas ya conozca la obra de Shintaro Kago sabe que el mangaka es todo un referente por sus impactantes premisas argumentales y por la experimentación narrativa de la que hacen gala sus obras. Kago debutó en 1988 en la revista Comic Box y ha publicado en revistas de manga para adultos como Manga Erotics, Cotton Comics y Garo. Del mismo modo que sabemos que no es un autor apto para todos los públicos, tanto por su temática habitual como por su estilo gráfico donde no se corta ni un pelo. La censura o los límites no van con él. Evidentemente, este sello tan característico del autor lo ha convertido en todo un referente del eroguro (manga que mezcla el género erótico y grotesco) y de terror, así como en los de ciencia ficción y metaficción. De sus siete obras publicadas en nuestro país cinco de ellas fueron publicadas por la desaparecida EDT (‘Reproducción por Mitosis y otras historias’, ‘Novia ante la estación y otras historias’, ‘Fraction’, ‘Cuaderno de masacres, los extraños incidentes de Tengai’, ‘Cuaderno de masacres, 13 crueles relatos del salvaje edo’), mientras que actualmente han tomado el relevo desde ECC Ediciones con la publicación de ‘La formidable invasión Mongola‘ y esta última, ‘Fetus Collection’ (relatos recogidos bajo el título de ‘Kijin Gahou’).

He de reconocer que, pese a ya conocer de antemano al autor (por sus obras y porque pude “conocerlo” en persona en el Salón del Manga de Barcelona), ninguna de sus lecturas me deja indiferente. Aunque sea algo habitual o muy utilizado, el decir que es un autor muy particular le viene que ni al pelo. Si bien en la “invasión mongola” dejó algo más apartado su estilo extremo, en todos los sentidos, en ‘Fetus Collection’ vuelve a la carga por la puerta grande. Me refiero a que vuelve a “deleitarnos” sugerentemente con una buena colección, nunca mejor dicho, de viñetas grotescas, desagradables hasta decir basta, escatológicas. En serio, no es el manga más apropiado para leer después de comer. Incluso me estoy planteando si es apropiado leerlo antes de comer. Ahí lo dejo. En cambio, consigue dejarte impactado tanto por lo que cuenta como por cómo lo cuenta, pues lo peor -o mejor- de todo es que su estilo tiene algo que engancha. Y es que Kago sabe jugar muy bien en su terreno y llevarnos a situaciones extremas, sí, pero con un propósito claro. Al igual que hay aficionados al cine slasher y gore, o a series donde se muestran asesinatos, mutilaciones o canibalismo sin problema alguno, el mangaka es incomparable el conseguir crear estas atmósferas (con permiso de otros grandes antes que él, como Hideshi Hino o Suehiro Maruo, faltaría más), pues mantiene una línea muy personal, con un característico estilo gráfico y, pese a todo, una creatividad y personalidad a la hora de hacer sus historias que hacen que sea único en su especie.

Como decía al comienzo de la reseña, en la sinopsis, todo el mundo hemos tenido o tenemos una colección -o varias- en nuestras vidas. Colecciones muy diferentes entre sí y para todos los gustos: ropa, música, cine, cómics, juegos, figuras… colecciones “normales” para nosotros, de cosas establecidas por la sociedad de consumo, mantenidas como tesoros incluso. Pero, ¿¡Y si llevamos esas colecciones al extremo!? Eso es lo que nos presenta Shintaro Kago en estos nueve relatos, tanto para jugar con nuestras mentes y “pervertirlas” o “traumatizarlas”, como para hacer una crítica a la sociedad. De ahí que no sea un autor “para todos los gustos”, pues le gusta llevar todo esto hasta el extremo, sobrepasando los límites de lo establecido social y moralmente, ganándose a pulso tanto a seguidores de su obra como a detractores acérrimos. Es muy exagerado en todos los aspectos, pero hay que saber y comprender que lo que nos dice y cómo nos lo dice está creado así a consciencia, con una intención clara de provocar -para bien o para mal-, alternando entre lo real y la ficción, pero de un modo brutal y bestial. Eso sí, no esperéis encontrar un gran nivel de experimentación a nivel gráfico y de viñetas como hemos visto en otras obras, porque aquí no lo encontraréis.


Según la manera como se muestran los fetos se transforma en arte. Como dice el refrán, no hay mal que por bien no venga, y en esta vida se puede aprovechar todo…


Argumentalmente, y siempre utilizando en mayor o menor medida el humor negro como hilo conductor -vale, un humor muy negro-, Kago teje una red de historias independientes entre sí donde da rienda suelta a su (enferma?) imaginación para, mediante tramas que pueden ir desde una chica que colecciona todo aquello que toca el chico que le gusta (ya sean cosas, personas o animales), un chico que se dedica a llevar al extremo sus fantasías sexuales (con fotografías), unas colegialas que para sentirse integradas en un grupo no dudan en autolesionarse o chicas que como índica el título de la obra se postulan por ser la número uno en abortos (llevando el arte floral a un nuevo término con el arte fetal), hacer un análisis de la sociedad en la que vivimos. Si, es evidente que como digo, todo está llevado a unas situaciones que bien podrían ser inimaginables… pero no, ahí están y del mismo modo son el reflejo de las apreciaciones y el juicio que Kago hace. De hecho, hace unos días puse un tweet donde decía que para leer a Kago “hay que tener estómago” -en mayor o menor medida dependiendo de la obra- y que sin duda “aquí se había superado el muy cabr…” y cuál ha sido mi sorpresa al ver que lo ha retwitteado. Todo un crack.

Kago es un maestro en lo moralmente incorrecto, en desagradar e irritar con temas que son considerados tabú y que bien podrían ser objeto de la censura. Curiosamente, ECC ha incluido una pegatina en la portada donde se indica claramente  que estamos ante un manga “Solo para lectores adultos” (con el añadido de “contiene imágenes que pueden herir su sensibilidad-. Lógicamente, seremos nosotros los que decidamos herir o no esa sensibilidad. Como digo, lo mejor de todo es que ese extremo está presente para mal -con esas situaciones que decía- o para bien, como es el caso del último relato, donde es el humor el que está más que presente, dejando sin duda más de un momento donde es obligatorio soltar la carcajada y pensar, ¿qué leches es esto Shintaro Kago?. El autor es capaz de sacar el lado más desagradable o cómico a una situación límite. Quizás si nos centramos en el apartado gráfico descubriremos que no estamos ante los diseños más recientes del autor, de gran diversidad, expresivos y detallados -algunas veces en exceso para producir rechazo dependiendo del contexto de la viñeta-. Si bien siguen siendo diseños que se mueven entre lo bello y lo repugnante, entre lo llamativo de lo novedoso y lo llamativo de la animadversión, se aprecia que es un dibujo menos “pulido”, pero creo -opinión personal, of course- que hasta eso es positivo para conseguir el tono que se quiere transmitir con estas historias.

Así que, como conclusión, no os diré -sinceramente- que ‘Fetus Collection’ sea la mejor obra para iniciarse con el autor y descubrir a Shintaro Kago. La veo más como una obra para aquellos que ya hayan leído otros trabajos suyos, que ya sepan lo que van a encontrar. De otro modo, tengo la más que certera sensación de que no vais a salir del todo convencidos o “agradados” por este estilo y por su temática. O quizás sí, quién sabe. Una buena amiga japonesa lo definió como “el enfermo” y quizás sea un término correcto, puesto que logra sacar ese lado enfermizo de la mente del ser humano. Sobre gustos no hay nada escrito y cada uno es un mundo, así que lo que está más que claro es que no dejará indiferente a nadie. Y, por mi parte, ojalá sigan trayendo obras suyas. Con sus más y sus menos, me parece un autor diferente y se agradece poder ver/leer otros estilos. Como siempre, esperamos conocer vuestras impresiones sobre la obra en los comentarios de esta entrada o en nuestras cuentas de Facebook o Twitter.


Exhalar el último aliento con la cara hundida en las entrañas que flotan en un mar de sangre. ¿Puede haber algo más romántico?…


Lo mejor:

  • Shintaro Kago en estado puro, desfase total en todos los aspectos.
  • Humor negro que “apacigua” un poco todo lo demás.
  • Historias autoconclusivas.

Lo peor:

  • No apto para todos los públicos.
  • Historias de contenido que hiere sensibilidad.
  • El dibujo no es de lo mejor que le hemos visto al autor.

analisis edicion MANGA

Comprar tomo

ECC Ediciones prosigue su apuesta por autores diferentes a los demás y por obras diferentes al resto. En este punto encaja a la perfección Shintaro Kago dentro de su línea Manga y así nos llega este tomo único de ‘Fetus Collection’ (奇人画報). A la venta desde el pasado mes de febrero, cuenta con un total de 184 páginas en blanco y negro y encuadernación rústica. La sobrecubierta por su parte está plastificada en acabado mate. Para la traducción se ha contado con Yasuko Tojo y la verdad es que bastante buen trabajo, no he encontrado nada que sonase fuera de contexto -que ya es complicado siendo la obra que es-. El formato elegido vuelve a ser de tamaño 15 x 21 cm y un grosor de aproximadamente 1,3 cm.

‘Fetus Collection’ ha sido dividida en 9 capítulos: 01- Colección 1, 02- Colección 2, 03- Colección 3, 04- Colección 4, 05- Colección 5, 06- Colección 6, 07- Harakiri, 08- Picor insoportable y 09- Nochebuena.

La cubierta está realizada en un material de unos 135 gramos que al ir plastificado adquiere un poco más de grosor. El sentido de lectura elegido es el oriental, de derecha a izquierda. Los faldones interiores de la sobrecubierta no aportan información alguna como en otras ocasiones.

El precio de venta recomendado en la web de ECC es de 10,95 € -aunque como siempre, en tiendas especializadas como Amazon, del que tenéis enlace en la portada de la izquierda- puede encontrarse con un 5% de descuento-.

Enlaces de interésECC Ediciones

Anuncios

Un comentario el “Fetus Collection (奇人画報) de Shintaro Kago: La obsesión llevada al extremo.

  1. Pingback: Sorteo 10 Aniversario (XII): El carterista e Inspector Kurokôchi de ECC Ediciones | Blog Visual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s