El viajero de la tundra (凍土の旅人 谷口ジロー傑作集) de Jiro Taniguchi

Hoy reseñamos ‘El viajero de la tundra‘ (凍土の旅人 谷口ジロー傑作集), un fantástico tomo recopilatorio del maestro Jiro Taniguchi que nos sumerge en la siempre interesante relación que mantiene el ser humano con la naturaleza, con el toque costumbrista y de calidad al que el autor nos tiene acostumbrados y que podemos disfrutar gracias a la reedición de Ponent Mon.

SINOPSIS MANGA

‘El viajero de la tundra’ es una recopilación de seis historias en las que Jiro Taniguchi nos muestra, a través de un profundo respeto por la vida animal, las historias de unos hombres enfrentados a una naturaleza salvaje, pero siempre grandiosa y bella, que sirve de marco para encuadrar el afán de superación y crecimiento innatos en la especie humana.

Jirô Taniguchi, amante de las montañas y la naturaleza virgen e incorrupta por la mano del hombre, teje varios relatos emotivos en su línea de mostrarnos los mejores sentimientos que anidan en nuestro interior. Todo ello sin olvidarse del espacio para el recuerdo de un Japón ya perdido para siempre…


Ahí está, el páramo… El silencio, desolado e inconmensurable; El páramo, cruel, de un país del norte. A lo lejos, se oye el aullido de los lobos hambrientos… 


Jiro Taniguchi (Tottori, 1947) no ha dejado de ser uno de los autores fetiche de la editorial Ponent Mon, para alegría de cualquiera que se considere aficionado al manga. El autor, cuyos seinen gozan de gran prestigio y reconocimiento a nivel mundial, es -si no me fallan las cuentas- el que mayor cantidad de títulos tiene editados en su catálogo (de los cuales ya hemos reseñado algunos de ellos como ‘El rastreador‘, ‘Los guardianes del Louvre‘, ‘El caminante‘ o ‘El sabueso‘). ¿Por qué? Pues porque si hay algo que caracteriza las obras de este mangaka es su realismo y el especial detalle que nos ofrece en cada una de sus viñetas, tanto de los personajes (ya sean humanos o animales) como de los fondos, los espacios por los que se desenvuelven o con los que interactuan. Si, interactuan, porque en la gran mayoría de sus obras el ambiente -natural o artificial, campo o ciudad,…- se convierte en un personaje más, tomando gran protagonismo en la trama, un papel fundamental.

En estos seis relatos de corte intimista, Taniguchi nos ofrece una visión diferenciada -pero a la vez con un nexo común- de la relación que desde sus orígenes mantiene el ser humano con la naturaleza y su entorno; una naturaleza que se nos puede mostrar sus dos facetas, sus dos caras: la crudeza de la vida salvaje, así como la bondad de sus habitantes. Una naturaleza que el hombre sigue queriendo adaptar a sus hábitos, cuando realmente tendría que ser todo lo contrario y quizás con los años nos demos cuenta de ello. Unas historias que mantienen el toque costumbrista y nostálgico, llenas de sensibilidad, con tramas de amor, superación y lucha. Y es que si Taniguchi es grande en lo suyo, en las historias “largas”, no se queda atrás en las “cortas”, en estos pequeños relatos que dejan huella después de leerlos, pues terminas rememorando a sus personajes y sus historias, como queriendo extraer cada pequeño detalle para seguir disfrutando de ellas.

Sin duda alguna, el estilo del autor se puede diferenciar del de cualquier otro por ser sumamente marcado, muy especial donde con el paso de los años se aprecia que ha mejorado y se ha colocado entre los más reconocidos por los aficionados. Curiosamente, en este tomo recopilatorio se aprecian dos partes distintas en cuanto al dibujo de los primeros relatos con respecto a los últimos, pese a mantener ese toque de Taniguchi tan realista (como podréis observar en las imágenes que ilustran esta reseña). No en vano, nos encontramos con relatos que datan del año 1994, hasta otros más recientes de 2004. A título personal, me encanta el Taniguchi de personajes como los de ‘La montaña mágica’, de caras más redondeadas y grandes miradas, pero no puedo negar que igualmente disfruto más aún si cabe con personajes cuyas expresiones transmiten la experiencia de los años.


De esa manera comenzó mi verano de aquel año. Día a día, según me iba acostumbrando a la vida del pueblo, me divertía más. Incluso a veces me olvidaba de mi madre, a la que tanto echaba de menos…


Lo mejor de todo es que si contamos con un dibujo cuidado y detallado, la narrativa de Taniguchi se sigue manteniendo igual de fresca aunque pasen los años, puesto que sus historias son extensibles a cualquier cultura, a cualquier persona. Una narrativa cercana, que nos hace formar parte de estas historias, intimistas. Seis relatos en los que conoceremos a Jack London -evocando su figura- y la leyenda del alce blanco, el señor de la tundra; o una reconstrucción de la primera parte de “Colmillo blanco”, pasando por los Matagi -un grupo de cazadores del noreste de Japón-, la isla en la que el viento deposita las conchas, la historia de un ayudante de mangaka o la historia de un buceador y el interés que le despierta tras conocer a una ballena el lugar en el que éstas van a descansar en su ceremonia de la muerte. Y es que Taniguchi tiene un tacto especial a la hora de retratar las vivencias de las personas, sea en mayor o menor extensión, haciendo que pasen a formar parte de nuestra memoria.

Y es que antes de que hayas terminado de leer cualquier capítulo, ya sabes que vas a terminar dándole vueltas a la cabeza -en el buen sentido-, pues Taniguchi siempre nos invita a reflexionar con sus tramas, ante lo que acabas de leer, intentando asimilar la lectura y la resolución de cada uno de los capítulos. En cuanto al ritmo, podemos decir que es bastante tranquilo, dejándonos tiempo para deleitarnos con sus dibujos, con esos preciosos fondos, con sus historias. Un ritmo tranquilo y pausado pero que en algunos momentos -como cuando un grupo de lobos persigue a dos de los personajes- te mantiene en vilo ante lo que pueda suceder.

En definitiva, una obra que se agradece haya sido reflotada de nuevo para el disfrute de los aficionados. Una obra para pensar, donde ver cómo el hombre suele actuar con la naturaleza, tanto para bien como para mal, sobreponiéndose, luchando y superando obstáculos, y por el contrario como la naturaleza es sabia y antes o después termina todo llegando a su rumbo. Si ya conocíais al autor, no os habré contado nada nuevo, pero espero que os haya interesado. Y si no, no dudéis en echarle un vistazo. Merece muchísimo la pena. Como siempre, esperamos conocer vuestras impresiones en nuestras cuentas de Facebook o Twitter.


Se nos enseña cuál es nuestro destino desde muchas generaciones atrás en el mar. Sabemos que somos parientes cercanos de los bípedos y, de nuevo, nos reunimos en el inmenso mar y danzamos…


Lo mejor:

  • Una vez más, un fantástico dibujo lleno de detalles y realismo.
  • El ambiente costumbrista y la delicada y cuidada narrativa para tratar estas historias.
  • La nostalgia que siempre nos despierta leer cualquier tomo de Taniguchi.

Lo peor:

  • Que se os pase no comprarlo -si es que no tenéis la anterior edición-.

analisis edicion MANGA

Comprar tomo

Ponent Mon nos presenta una fantástica re-edición de ‘El viajero de la tundra’ en formato rústica sin sobrecubiertas (la que trae es más rígida de lo habitual) y con unas medidas de 21 x 15 cm.  La edición contiene un total de 248 páginas presentadas en blanco y negro, con un grosor de 2,5cm. El papel utilizado para la ocasión es de un gramaje de 120gr.

Para la traducción contamos con el fantástico trabajo de Miguel Ángel Ibáñez Muñoz (habitual de la editorial y como siempre, sinónimo de buen trabajo) y Shizuka Shimoyama (más de lo mismo). La maquetación es obra de Eduardo Di Costa y Amiram Reuveni. Eso sí, he encontrado dos fallos en los bocadillos (en uno se repite dos veces una misma palabra y en otro se ha colado una letra que no iba). En cuanto a la lectura, se ha respetado el sentido de lectura oriental, como nos gusta a nosotros de derecha a izquierda. La obra está dividida en seis capítulos: 01- El viajero de la tundra, 02- El páramo blanco, 03- Hacia la montaña, 04- Kaiyosejima, 05- Shôkarô y 06- Regresar al mar.

Su precio recomendado es de 16,00€ (aunque en tiendas especializadas como Amazon.es se puede encontrar con un 5% de descuento). Quizás pueda parecer algo elevado el precio, pero realmente es una edición que merece la pena. Y si os apetece leer algunas páginas para terminar de convenceros de su adquisición, podéis hacerlo desde aquí gracias a Ponent Mon.

Enlaces: Ponent Mon

Anuncios

3 comentarios el “El viajero de la tundra (凍土の旅人 谷口ジロー傑作集) de Jiro Taniguchi

  1. Pingback: Novedades manga de Ponent Mon para el primer semestre de 2017 | Blog Visual

  2. Pingback: El olmo del cáucaso (櫸の木) y otras historias, de Jirō Taniguchi | Blog Visual

  3. Pingback: Sorteo 10 Aniversario (III): Tres manga fantásticos de Ponent Mon | Blog Visual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s