Chiisakobee (ちいさこべえ) de Shūgorō Yamamoto y Minetarô Mochizuki

Versión libre de la novela de Shūgorō YamamotoECC Ediciones nos presenta ‘Chiisakobee‘ (ちいさこべえ), un fantástico seinen (slice of life) en el que Minetarô Mochizuki opta por trasladar la acción al Japón contemporáneo en un conmovedor drama.

SINOPSIS MANGA

Un gran incendio reduce a cenizas parte de un barrio de Tokio donde abundan las casas antiguas de madera. En él mueren los padres de Shigeji, un joven carpintero, y también arde la oficina y el taller de su compañía, la constructora Daitome. Creada por Tomezô, su padre, la empresa está especializada en edificios de madera al estilo tradicional.

Pese a la insistencia de su compañero Masaru y con la intención de levantar la empresa él solo, sin ayuda de nadie, Shigeji regresa a casa y allí se encuentra con Ritsu, la joven que su asistente ha contratado para que le ayude en las tareas de casa. Pero Ritsu no viene sola. Con ella llegan también un grupo de cinco niños huérfanos que también lo han perdido todo tras el incendio, así como Yûko Fukuda, amiga de la infancia de Shige e hija del Sr. Fukuda, el director de la sucursal de crédito de Ichinomachi…


Yo no entiendo muy bien este mundo actual en el que vives, pero por mucho que cambien los tiempos, las cosas que importan en un hombre son su humanidad y su voluntad…


Pese a que Minetarô Mochizuki no es ningún desconocido en nuestro país, bien es verdad que desde hace algunos años no hemos tenido noticias suyas -en cuanto a ediciones se refiere, claro está-. Es probable que algunos de los que estéis leyendo ahora esta reseña conozcáis otras de sus obras que fueron editadas por estos lares por Glenat como ‘Dragon Head‘ (editado del año 2001 al 2002), ‘La mujer de la habitación oscura‘ (2005) o más reciente en el tiempo, ‘Maiwai‘ (20017 a 2009). Algo que ya era evidentes en aquellos trabajos es que Mochizuki tenía un estilo muy particular, sencillo a la par que efectivo. Llamativo, podría decirse. Es por ello que del mismo modo que hay que agradecer a ECC por traernos una obra tan especial e interesante como esta que hoy nos atañe, ‘Chiisakobee’ (ちいさこべえ). Publicada originalmente en la revista Big Comic Spirits, este conmovedor drama narra el regreso del protagonista a su hogar motivado por la convicción de retomar la empresa familiar; contexto que coincide con la llegada de Ritsu, amiga de la infancia a quien contrata como asistente, y de un grupo de niños que se escapan de un orfanato.

Versión libre de una novela de Shûgorô Yamamoto ambientada en el periodo Edo que a su vez contó con una adaptación cinematográfica (Tomotaka Tasaka, 1962), Minetarô Mochizuki opta por trasladar la acción al Japón contemporáneo, dando forma a una serie galardonada con el Premio a la excelencia en el Japan Media Arts Festival de 2013, e incluida en la selección oficial del Festival Internacional de la Bande Dessinée de Angouleme 2016. Y no es de extrañar el reconocimiento, puesto que nos encontramos con una fantástica historia que además se ve complementada con un dibujo muy peculiar que no hace más que darle mayor interés y fuerza al conjunto. Habrá quien piense que estoy loco diciendo esto, pero como siempre intento dar mi opinión más personal, me ha parecido que dentro de esa aparente sencillez de dibujo se esconde mucho más, hay que saber mirar más allá, en conjunto… y estoy seguro de que muchos pensaréis lo mismo que yo, que tras de esa sencillez hay muchos detalles para encontrar, mucha más complejidad de lo que podemos apreciar a simple vista en la superficie.

Solo hay que saber rascar, ahondar en esos detalles para descubrir que todo está ahí de una manera muy sutil. Este slice of life, en el que nos dejamos llevar por el día a día y el devenir de los acontecimientos, tiene como pro y como contra al mismo tiempo un ritmo bastante pausado, como muchas otras obras llegadas del país del sol naciente. En mi opinión, si una historia es capaz de atraparte y engancharte con su guión, como es el caso, me es indiferente que el ritmo sea más trepidante o más tranquilo. El guión se presta a ello, presentándonos a unos personajes -entre el curioso trío que se forma entre Shigeji, Ritsu y Yûko, así como con los niños- que intentan conformar algo así como una familia, surgida desde cero. Una familia “deconstruida”, podríamos decir, donde al mismo tiempo ese intento de unión y de buscar cierta cercanía y estabilidad se convertirá en un eje fundamental, en una base desde la que montar los cimientos de una nueva casa.


¡Reconstruiremos Daitome solo con nuestra fuerza! ¿Lo habéis entendido todos?…


Esto es algo que se reitera en la obra, puesto que tenemos varios elementos confrontados. Por un lado, la unión de los personajes es complicada simplemente por el mero hecho de que tienen unas personalidades muy distintas entre sí. Han vivido diferentes situaciones durante sus vidas y el choque de carácter está en el aire. De hecho, a pesar de que tenemos unos diseños muy expresivos, es evidente que detrás de esa apariencia que intentan exteriorizar se encuentra un mundo interior en constante adaptación. Unos pensamientos que cada uno intenta ocultar o tapar de un modo u otro (en el caso de Shigeji, a traves de su estilo, por ejemplo). Del mismo modo que nos encontramos con ese choque entre lo tradicional y lo moderno. Una constructora que brilla por sus edificios clásicos y tradicionales liderada por un joven errante, de aspecto desaliñado, que se esconde tras una espesa barba, una larga melena y unas gafas de sol.

Además, hay que tener en cuenta que si el guión engancha, el dibujo lo hace aún más. Si, puede que estemos ante un dibujo sencillo (no me gusta mucho esto, pero vaya), dentro de esa “sencillez” aparente del que os hablaba más arriba, Mochizuki nos pega un golpe de efecto con unas viñetas que sorprenden. Si no lo hacen por su dibujo (que es muy bueno) lo hace gracias a unos encuadres y una planificación de las viñetas muy cuidados. Nos vamos a encontrar con planos que nos van a chocar en un principio, no por malos, al contrario, sino por inusuales. Planos de partes del cuerpo, de ropa, desde perspectivas poco habituales en cualquier manga… y lo mejor de todo es que te acostumbras a ellos y además, me parece un recurso excelente, que como ocurre con la ausencia de texto, dicen mucho más de lo que en un primer momento puede parecer.

Por todo ello, no puedo más que recomendaros que os animéis a leer ‘Chiisakobee’. Es de esos mangas que te atrapa por su historia, por el drama, el romance y el slice of life, por las personalidades de sus personajes (incluido el grupo de niños “revoltosos” que no puedo más que relacionar con los de ‘Sunny‘ de Taiyô Matsumoto, a excepción de una de las niñas que bien podría pasar por un personaje de Junji Ito -seguro que sabéis a cuál me refiero), por su dibujo… un manga que estoy seguro si sabéis apreciar, no podréis terminar el primer tomo sin querer buscar el siguiente. Te deja con ganas de más, y eso ya es un gran punto a su favor.  Como siempre, esperamos conocer vuestras impresiones sobre la obra en los comentarios de esta entrada o en nuestras cuentas de Facebook o Twitter.


Cuando era niña, era extraordinariamente valiente, tanto como para pelearse a golpe con los chicos y, aunque estos la inmovilizaran porque eran más fuertes que ella, nunca lloraba. Era de esas que, aunque tengan los ojos llorosos, aprietan los dientes y no lloran por nada del mundo…


Lo mejor:

  • Su trama me parece muy interesante -sin haber leído la novela original-.
  • Sus personajes, tan diferentes entre sí y a la vez tan cercanos. Todo un acierto.
  • El estilo de Mochizuki, su dibujo es una maravilla.
  • Los encuadres, la composición de las viñetas. Me ha encantado.

Lo peor

  • Quizás la trama no sea del interés de todos los lectores, dependiendo de la edad puede que te guste más o menos.
  • Del mismo modo que lo anterior, el ritmo es bastante pausado, lo que se convierte en un pro o una contra, dependiendo de quien lo mire.

analisis edicion MANGA

Comprar Tomo #1

ECC Ediciones sigue apostando por el manga de calidad y fruto de ello es la edición de ‘Chiisakobee‘ (ちいさこべえ) de Shūgorō Yamamoto y Minetarô Mochizuki en un total de 4 tomos, ya a la venta (primer tomo desde mayo, siguientes en junio, julio y agosto). Este primer tomo tiene un total de 208 páginas en blanco y negro y encuadernación rústica (tapa blanda) con sobrecubierta. La medida es B6, o lo que es lo mismo, 12 x 18 cm. No cuenta con ninguna página en color, pero la verdad es que el acabado del trabajo hecho en Liberdúplex es excelente -tanto en calidad de papel como en entintado. Para la traducción se ha contado con Olinda Cordukes Salleras (de la que ya hemos leído otras traducciones como ‘Kei, crónica de una juventud‘, ‘El hombre sediento‘, ‘Hellstar Remina‘ o ‘La formidable invasión mongola‘, por citar algunos ejemplos). Ni que decir tiene, que una vez más nos encontramos con un fantástico trabajo y una traducción más que acorde. Como hace poco leí, el buen traductor no es tanto el que traduce como el que adapta, y la verdad es que está genial.

El sentido de lectura elegido es el oriental, de derecha a izquierda y la obra ha sido dividida en 9 capítulos, aunque no tienen título ni un índice propiamente dicho -a medida que vayamos avanzando la lectura nos encontraremos con el rótulo insertado en una de las páginas para indicar el cambio de capítulo. El precio de venta en la web de ECC es de 9,95 € por tomo -aunque en tiendas como Amazon, del que tenéis enlace en las portadas que se incluyen en este apartado- pueden encontrarse con un 5% de descuento-.

Enlaces de interésECC Ediciones

Anuncios

2 comentarios el “Chiisakobee (ちいさこべえ) de Shūgorō Yamamoto y Minetarô Mochizuki

  1. Pingback: Devorar la Tierra (地球を呑む) de Osamu Tezuka | Blog Visual

  2. Pingback: Sorteo 10 Aniversario (XII): El carterista e Inspector Kurokôchi de ECC Ediciones | Blog Visual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s